Museo Nacional Thyssen Bornemisza moda arte pintura maquina de coser

Conan no era un perro cualquiera

Conan no era un perro cualquiera. Era un mastín inglés, una raza gigante conocida por su fuerza y ​​lealtad. Conan era el compañero constante del presidente argentino Javier Milei, e incluso tenía su propia oficina en la Casa Rosada.

El presidente de la Nación es un amante de los animales y tras la muerte de su perro, Conan, decidió replicar su ADN creando cuatro canes iguales.

Conan fue un regalo para Milei de un amigo en 2016, y rápidamente se convirtió en un miembro de la familia. El perro era conocido por su personalidad juguetona y su amor por la atención. También era muy protector de Milei, y a menudo se le veía a su lado durante los eventos públicos.

Conan murió en 2022 a la edad de seis años. Su muerte fue un gran golpe para Milei, quien lo describió como su «mejor amigo». Conan fue enterrado con honores en los terrenos de la Casa Rosada.

En los meses posteriores a la muerte de Conan, Milei ha hablado con frecuencia sobre el impacto que tuvo el perro en su vida. Ha dicho que Conan le enseñó el significado del amor incondicional y la lealtad. También ha dicho que Conan lo ayudó a superar algunos momentos difíciles de su vida.

El legado de Conan vive en el trabajo de Milei. Ha creado una fundación en nombre del perro que ayuda a brindar atención médica a los animales necesitados. También ha escrito un libro sobre su relación con Conan.

Conan era más que una mascota para Milei. Era un amigo, un confidente y un miembro de la familia. Su muerte fue una gran pérdida, pero su legado seguirá vivo en los años venideros».

COMER A UN PERRO

La zoofilia es una parafilia en la cual una persona experimenta atracción sexual hacia los animales y, en algunos casos, puede involucrar actos sexuales con animales. Esta práctica es ampliamente condenada y en muchos lugares es ilegal debido al grave daño que puede causar a los animales.

La zoofilia puede considerarse una adicción en algunos casos debido a varios factores psicológicos y comportamentales que comparte con otras formas de adicción.

La atracción sexual hacia los animales va en contra de las normas sociales y éticas que rigen las relaciones sexuales humanas, ya que los animales no pueden consentir de manera informada o voluntaria participar en actividades sexuales con seres humanos. Además, la práctica de la zoofilia puede causar daño físico y emocional tanto a los animales como a las personas involucradas.

Los problemas derivados para los animales incluyen:

Daño físico: Los actos sexuales con animales pueden causar lesiones graves e incluso la muerte del animal debido a la diferencia de tamaño y anatomía entre humanos y animales.

Problemas de salud: La zoofilia puede transmitir enfermedades de los animales a los humanos y viceversa, lo que puede resultar en problemas de salud graves tanto para los animales como para las personas involucradas.

Desequilibrio emocional: Los animales no pueden consentir a actividades sexuales con humanos y pueden experimentar confusión, miedo, estrés y trauma emocional como resultado de la zoofilia.

Impacto en la reproducción: La interferencia en el comportamiento natural de apareamiento de los animales puede afectar negativamente a su capacidad de reproducción y al bienestar de las especies involucradas.

En general, la zoofilia es altamente perjudicial para los animales y es considerada una forma de abuso animal, con graves implicaciones legales y éticas.

La aceptación o rechazo de la zoofilia varía significativamente según las sociedades y culturas.

Sin embargo, es importante destacar que la zoofilia es ampliamente condenada y prohibida en la mayoría de las sociedades modernas debido a una serie de razones éticas, morales, de bienestar animal y de salud pública. Aquí hay algunas consideraciones:

Factores culturales y religiosos: En algunas culturas, la zoofilia puede estar más aceptada o incluso considerada parte de prácticas religiosas o tradiciones culturales. Sin embargo, estas sociedades suelen ser minoritarias y no representan la norma global.

Bienestar animal: En las sociedades donde se valora el bienestar animal y se reconoce el derecho de los animales a una vida libre de sufrimiento y explotación, la zoofilia es ampliamente rechazada. Se considera una forma de abuso animal y es penalizada legalmente.

Salud pública: La zoofilia puede representar un riesgo para la salud pública debido a la transmisión de enfermedades entre humanos y animales. Por lo tanto, en sociedades donde se prioriza la salud y el bienestar de la población, se prohíbe la zoofilia para proteger la salud pública.

Consideraciones éticas y legales: La mayoría de las sociedades consideran que la zoofilia es una violación de los derechos de los animales, ya que estos no pueden dar un consentimiento informado para participar en actividades sexuales con humanos. Además, la práctica se considera moralmente incorrecta y es penalizada legalmente.

En resumen, la zoofilia tiende a ser rechazada en la mayoría de las sociedades debido a consideraciones éticas, de bienestar animal, de salud pública y legales. Aunque puede haber excepciones culturales, son minoritarias y no representan la norma global.

POESIA INESPERADA PARA UN PERRO INESPERADO

En los rincones más oscuros del poder,
bajo la sombra de la Casa Rosada,
se esconde un mastín inglés,
un fiel compañero de vida desatada.

Conan, no un simple chucho,
sino un leal camarada,
del presidente Milei, el disidente,
en lunfardo roñoso, una historia amada.

En los eventos públicos, su presencia,
una sombra protectora, una constancia,
pero más que un simple perro,
era un símbolo, una alianza.

Su muerte, un golpe a la lealtad,
un silencio que ciega la mirada,
pero su legado vive, indomable,
en las palabras del que lo amaba.

Y mientras Milei habla de amor y lealtad,
en las sombras acecha una oscura realidad,
la zoofilia, un acto aberrante,
que en la sociedad, se vuelve un falso hermano.

La atracción hacia los animales,
un vicio que corrompe sin piedad,
un deseo que daña y destruye,
el lazo más puro, la libertad.

Daño físico, desequilibrio emocional,
enfermedades que traen fatalidad,
la zoofilia, un mal sin justificación,
que envenena la sociedad con su inmoralidad.

Que la muerte de Conan nos recuerde,
que el amor verdadero es un pacto sagrado,
y que la zoofilia, con su sombra oscura,
jamás debe ser tolerado.