news news 34 1

El Pésaj

El Pésaj es una de las festividades más importantes dentro del judaísmo, que tiene lugar durante la primavera, específicamente en el mes de Nisán. La palabra Pésaj significa «pasar por encima» en hebreo y hace referencia al momento en que el ángel de la muerte pasó por encima de las casas de los hebreos marcadas con la sangre del cordero pascual durante la última plaga de Egipto, que culminó con la liberación de los judíos de la esclavitud faraónica.

Durante los ocho días de la festividad, se celebra la importancia de la libertad y la independencia, y se recuerda el sufrimiento y la opresión que los hebreos experimentaron en Egipto. Es por eso que los judíos observantes no solo evitan la levadura en sus alimentos, sino también cualquier producto derivado de ella, como el pan, la pasta y la cerveza. En su lugar, se consume matzá, un pan sin levadura que simboliza la humildad y la sencillez que los judíos experimentaron en su camino hacia la libertad.

Además de la comida, la festividad también incluye la lectura de la Hagadá, un relato que narra la historia del éxodo de Egipto, y la realización de rituales como el Seder, una cena ceremonial en la que se sirven alimentos simbólicos y se recita la Hagadá en familia.

En cuanto a la peregrinación al Muro de los Lamentos, este es el lugar más sagrado para los judíos, ya que es el último vestigio del Segundo Templo de Jerusalén. Durante la festividad de Pésaj, miles de judíos llegan al Muro para rezar y celebrar, siendo una experiencia muy significativa y emocional para muchos creyentes.

En resumen, el Pésaj es una festividad muy importante en la religión judía, que conmemora la liberación de los hebreos de la esclavitud en Egipto y su camino hacia la libertad. Durante ocho días, se evita la levadura y se come matzá, se celebra en familia y se realizan rituales simbólicos. Para algunos creyentes, la peregrinación al Muro de los Lamentos en Jerusalén es una parte integral de la celebración.

El seder

El seder (plural sederim) es una cena ceremonial que se celebra durante la festividad de Pésaj en el judaísmo. La palabra seder significa «orden» en hebreo, ya que la cena sigue un orden específico y se basa en una narrativa que cuenta la historia del éxodo de los judíos de Egipto.

La cena de seder es una de las tradiciones más importantes de la festividad de Pésaj y se realiza en la noche del primer y segundo día de la festividad. Durante la cena, se recita la Hagadá, un relato que narra la historia del éxodo de Egipto, y se realizan una serie de rituales simbólicos, como la bendición del vino y la matzá, la colocación de alimentos simbólicos en el plato de seder y la apertura de la puerta para recibir al profeta Elías.

Cada uno de los rituales y elementos del seder tiene un significado simbólico específico, que hace referencia a la historia del éxodo y a la importancia de la libertad y la independencia. Por ejemplo, el vino representa la alegría y la redención, mientras que la matzá simboliza la humildad y la sencillez de los hebreos en su camino hacia la libertad.

El seder es una cena familiar y comunitaria, y se celebra con amigos y familiares en todo el mundo. Es una oportunidad para reunirse, reflexionar y recordar la importancia de la libertad y la justicia, valores fundamentales en el judaísmo.

Campos

Es importante destacar que el Pésaj en los campos de concentración nazis fue una experiencia profundamente dolorosa y traumática para los prisioneros judíos, quienes eran forzados a vivir en condiciones extremadamente precarias y a menudo eran sometidos a violencia y abusos por parte de los guardias y otros prisioneros.

Sin embargo, a pesar de las circunstancias adversas, algunos prisioneros intentaron celebrar el Pésaj de alguna manera en los campos de concentración. Se sabe que algunos de ellos improvisaron sederim (cenas ceremoniales) con los recursos limitados que tenían a su disposición, utilizando trozos de pan o galletas en lugar de matzá y compartiendo relatos e historias sobre la festividad.

También hay registros de que algunos prisioneros intentaron recrear algunos de los rituales de Pésaj en secreto, a menudo a riesgo de sus vidas, debido a las restricciones impuestas por los nazis en los campos de concentración.

Es importante mencionar que estos intentos de celebrar el Pésaj en los campos de concentración fueron significativos no solo como un acto de resistencia y supervivencia, sino también como una forma de mantener la fe y la identidad cultural y religiosa en medio de un contexto de opresión y violencia.