Guía alimentaria saludable

Guía alimentaria saludable.

Publicado por

Guía alimentaria saludable

Solo uno de cada tres argentinos consume frutas y verduras al menos una vez al día. Los datos fueron señalados por la Segunda Encuesta Nacional de Nutrición y Salud (ENNyS). «Esta situación se torna aún más grave en niños, niñas y adolescentes, quienes consumen un 40% más de bebidas azucaradas, el doble de productos de pastelería, galletitas dulces y snacks salados y el triple de golosinas respecto de los adultos», aseguraron.

Sólo uno de cada tres argentinos consume frutas y verduras al menos una vez por día, indicó la Segunda Encuesta Nacional de Nutrición y Salud (ENNyS), la cual reveló que los habitantes de nuestro país modificaron sus patrones alimentarios, muy lejos de las recomendaciones de las Guías Alimentarias para la Población Argentina, según informó el Colegio bonaerense de Nutricionistas, cuyos profesionales reclaman la implementación del etiquetado frontal de alimentos.

«Esta situación se torna aún más grave en niños, niñas y adolescentes, quienes consumen un 40 por ciento más de bebidas azucaradas, el doble de productos de pastelería, galletitas dulces y snacks salados y el triple de golosinas respecto de los adultos», aseguró en un comunicado la nutricionista Carolina Simonet.

La Segunda ENNyS también reveló que casi cuatro de cada diez argentinos toma bebidas azucaradas a diario y más de tres de cada diez consume golosinas (caramelos, alfajores, chupetines, chicles, entre otras) dos o más veces por semana. A su vez, una parte de la población consume de forma habitual productos de pastelería, cereales azucarados, galletas dulces y snacks.

Los sistemas alimentarios y los patrones de consumo de alimentos y bebidas se fueron modificando a nivel mundial en las últimas décadas y también en la Argentina, donde en la actualidad 7 de cada 10 adultos tienen exceso de peso, sobrepeso y obesidad, con una tendencia en aumento, consignó el documento.

Guía alimentaria saludable

Guía alimentaria saludable

1.- Alimentos sin procesar o mínimamente procesados, que incluyen frutas frescas, secas o congeladas; verduras, granos y leguminosas; nueces; carnes, pescados y mariscos; huevos y leche.

2.- Ingredientes culinarios procesados, que son sustancias utilizadas en la preparación de alimentos que por lo general no se consumen solos como las grasas, aceites, azúcares y sal.

3.- Alimentos procesados, que se elaboran al mezclar los dos grupos anteriores e incluyen panes y quesos sencillos, pescados, carnes saladas/curadas, y frutas, leguminosas y verduras en conserva.

4.- Productos ultra procesados, que son formulaciones industriales elaboradas a partir de sustancias derivadas de los alimentos o sintetizadas de otras fuentes, ejemplos de estos son las papas fritas en paquete, snacks empaquetados, helados, chocolates y caramelos, galletitas, cereales endulzados para el desayuno, mermeladas, bebidas azucaradas, entre otros.

«El consumo desmedido de productos ultra procesados es problemático para la salud humana por múltiples razones: tienen una baja calidad nutricional; por lo general, tienen sabores intensos y agregado de ingredientes que generan un consumo excesivo», explicó la nutricionista Josefina Locatelli.

Y agregó: «Utilizan paquetes y estrategias de marketing atractivas, y ocasionan efectos negativos en diversos aspectos culturales, sociales, económicos y ambientales».

En la Argentina, el sobrepeso y la obesidad están en una tendencia de aumento sostenido: actualmente presentan exceso de peso el 68 por ciento de los adultos y 41 por ciento de los niños, niñas y adolescentes de 5 a 17 años.

A su vez, la especialista sostuvo que resulta «fundamental avanzar en la implementación del sistema de etiquetado frontal de alimentos con octógonos negros, tal como se indica en la Ley de Promoción de la Alimentación Saludable que, con media sanción, todavía debe ser aprobada por Diputados».

«La información nutricional debe ser clara para así poder efectuar elecciones que reproduzcan hábitos de alimentación saludables. Según como se preparen y usen en las comidas, estos alimentos pueden formar parte de una alimentación saludable», informó.

Guía alimentaria saludable para la población argentina

Fuente 1: Link Oficial del Ministerio de Salud
Fuente 2: Guias

SE PRODUJERON CAMBIOS PROFUNDOS EN LA FORMA DE VIVIR, ENFERMAR Y MORIR. LOS ESTILOS DE VIDA CAMBIARON ASÍ COMO LA OFERTA DEL MERCADO DE ALIMENTOS Y BEBIDAS.

Las “Guías Alimentarias para la Población Argentina” (GAPA) constituyen una herramienta fundamental para favorecer la aprehensión de conocimientos que contribuyan a generar comportamientos alimentarios y nutricionales más equitativos y saludables por parte de la población de usuarios directos e indirectos. Las GAPA representan un insumo importante en la estrategia educativo – nutricional destinada a la población general. Las mismas conjugan los conocimientos y avances científicos (sobre requerimientos nutricionales y composición de alimentos) con estrategias educativas, a fin de facilitar, la selección de un perfil de alimentación más saludable en la población.

Marco Histórico

Mucho antes que se descubran las vitaminas, su papel en el organismo y su composición en los alimentos, las personas sabían que ciertos alimentos eran buenos para la salud. Las recomendaciones sobre la dieta se basaban a menudo en observaciones, como las de James Lind, un cirujano de la marina británica que en el siglo XVIII demostró que las limas y las naranjas curaban el escorbuto de los marinos mientras que otros remedios, como el vinagre y la sidra, no lo hacían. Cuarenta años después de publicar sus conclusiones, se ordenó que todos los barcos de la marina británica llevarán jugo de lima, y el escorbuto a bordo quedó prácticamente erradicado.

Verduras para bajar de peso

Desde la 2º Guerra Mundial, se realizaban recomendaciones basadas en alimentos para garantizar la ingesta adecuada de macronutrientes (proteínas, carbohidratos y grasas) y micronutrientes (vitaminas y minerales), utilizando a menudo un sistema de agrupación. Esto se basaba en reunir los alimentos con características similares en el mismo grupo y recomendar a la población que consumiera alimentos de cada grupo todos los días. En la década del ’70, los nutricionistas empezaron a preocuparse por el consumo excesivo de grasas (especialmente las grasas saturadas), de azúcares, y de la falta de fibra en la alimentación. Como consecuencia, las recomendaciones en los países desarrollados tendían a basarse más en los nutrientes, con mayor énfasis en los macronutrientes que en los micronutrientes. Esto se combinó con algunas recomendaciones basadas en alimentos para fomentar el mayor o menor consumo de aquellos con determinados macronutrientes. Así el uso de los grupos de alimentos tradicionales perdió popularidad.

Con el aumento progresivo de problemas de salud vinculados a la malnutrición y reconociendo la gravedad de esta situación, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y la OMS convocaron a la 1º Conferencia Mundial dedicada exclusivamente para abordar los problemas nutricionales. La Conferencia Internacional sobre Nutrición (CIN) tuvo lugar en diciembre de 1992 en Roma, participaron representantes de 159 países y la Comunidad Europea, 15 organizaciones de las Naciones Unidas y 144 organizaciones no gubernamentales.

Se desprende lo siguiente

En el plan de acción mundial se desarrollaron 9 temas prioritarios: 1. Inclusión de objetivos, consideraciones y componentes nutricionales en las políticas y programas de desarrollo. 2. Mejora de la seguridad alimentaria de los hogares. 3. Protección del consumidor mediante una mejor calidad y mayor inocuidad de los alimentos. 4. Prevención y gestión de las enfermedades infecciosas. 5. Promoción de la lactancia materna. 6. Preocupación por las personas desvalidas y nutricionalmente vulnerables. 7. Prevención y control de carencias de micronutrientes específicos. 8. Promoción de una alimentación apropiada y de un estilo de vida sano. 9. Evaluación, análisis y seguimiento de las situaciones nutricionales.

Guía alimentaria

Guías alimentarias para la población Argentina

1 Incorporar a diario alimentos de todos los grupos y realizar al menos 30 minutos de actividad física.

MENSAJE 1.

Realizar 4 comidas al día (desayuno, almuerzo, merienda y cena) incluir verduras, frutas, legumbres, cereales, leche, yogur o queso, huevos, carnes y aceites. 2. Realizar actividad física moderada continua o fraccionada todos los días para mantener una vida activa. 3. Comer tranquilo, en lo posible acompañado y moderar el tamaño de las porciones. 4. Elegir alimentos preparados en casa en lugar de procesados. 5. Mantener una vida activa, un peso adecuado y una alimentación saludable previene enfermedades.

MENSAJE 2

Tomar a diario 8 vasos de agua segura. 1. A lo largo del día beber al menos 2 litros de líquidos, sin azúcar, preferentemente agua. 2. No esperar a tener sed para hidratarse. 3. Para lavar los alimentos y cocinar, el agua debe ser segura.

MENSAJE 3

Consumir a diario 5 porciones de frutas y verduras en variedad de tipos y colores. 1. Consumir al menos medio plato de verduras en el almuerzo, medio plato en la cena y 2 o 3 frutas por día. 2. Lavar las frutas y verduras con agua segura. 3. Las frutas y verduras de estación son más accesibles y de mejor calidad. 4. El consumo de frutas y verduras diario disminuye el riesgo de padecer obesidad, diabetes, cáncer de colon y enfermedades cardiovasculares.

MENSAJE 4

Reducir el uso de sal y el consumo de alimentos con alto contenido de sodio. 1. Cocinar sin sal, limitar el agregado en las comidas y evitar el salero en la mesa. 2. Para reemplazar la sal utilizar condimentos de todo tipo (pimienta, perejil, ají, pimentón, orégano, etc.). 3. Los fiambres, embutidos y otros alimentos procesados (como caldos, sopas y conservas) contienen elevada cantidad de sodio, al elegirlos en la compra leer las etiquetas. 4. Disminuir el consumo de sal previene la hipertensión, enfermedades vasculares y renales, entre otras.

MENSAJE 5

Limitar el consumo de bebidas azucaradas y de alimentos con elevado contenido de grasas, azúcar y sal. 1. Limitar el consumo de golosinas, amasados de pastelería y productos de copetín (como palitos salados, papas fritas de paquete, etc.). 2. Limitar el consumo de bebidas azucaradas y la cantidad de azúcar agregada a infusiones. 3. Limitar el consumo de manteca, margarina, grasa animal y crema de leche. 4. Si se consumen, elegir porciones pequeñas y/o individuales. El consumo en exceso de estos alimentos predispone a la obesidad, hipertensión, diabetes y enfermedades cardiovasculares, entre otras.

MENSAJE 6

Consumir diariamente leche, yogur o queso, preferentemente descremados. 1. Incluir 3 porciones al día de leche, yogur o queso. 2. Al comprar mirar la fecha de vencimiento y elegirlos al final de la compra para mantener la cadena de frío. 3. Elegir quesos blandos antes que duros y aquellos que tengan menor contenido de grasas y sal. 4. Los alimentos de este grupo son fuente de calcio y necesarios en todas las edades.

MENSAJE 8

Consumir legumbres, cereales preferentemente integrales, papa, batata, choclo o mandioca. 1. Combinar legumbres y cereales es una alternativa para reemplazar la carne en algunas comidas. 2. Entre las legumbres puede elegir arvejas, lentejas, soja, porotos y garbanzos y entre los cereales arroz integral, avena, maíz, trigo burgol, cebada y centeno, entre otros. 3. Al consumir papa o batata lavarlas adecuadamente antes de la cocción y cocinarlas con cáscara.

MENSAJE 9

Consumir aceite crudo como condimento, frutas secas o semillas. 1. Utilizar dos cucharadas soperas al día de aceite crudo. 2. Optar por otras formas de cocción antes que la fritura. 3. En lo posible alternar aceites (como girasol, maíz, soja, girasol alto oleico, oliva y canola). 4. Utilizar al menos una vez por semana un puñado de frutas secas sin salar (maní, nueces, almendras, avellanas, castañas, etc.) o semillas sin salar (chía, girasol, sésamo, lino, etc.). 5. El aceite crudo, las frutas secas y semillas aportan nutrientes esenciales.

MENSAJE 10

El consumo de bebidas alcohólicas debe ser responsable. Los niños, adolescentes y mujeres embarazadas no deben consumirlas. Evitarlas siempre al conducir. 1. Un consumo responsable en adultos es como máximo al día, dos medidas en el hombre y una en la mujer. 2. El consumo no responsable de alcohol genera daños graves y riesgos para la salud.

Ahora bien, antes de terminar esta nota, los queremos invitar desde la redacción a que sumen su opinión y quieran compartir. Todo será bienvenido. En Palermonline Noticias, podés participar de las notas escribiendo mediante la Carta de Lectores; los aportes son agradecidos y nos muestran otras visiones desde otros puntos de vista.

CARTA DE LECTORES

Si Usted quiere comentar ésta nota envíenos un mail
lectores@palermonline.com.ar
(Por favor, identifique está nota con el titulo
en el encabezado del Mail que nos envía. Gracias)

SUSCRIPCION A PALERMONLINE NOTICIAS

Suscripción a Palermonline Noticias en Google News

1 – Sí Usted quiere Suscribirse a Palermonline Noticias
y a Nuestro canal en Google News
Haga Click Aquí
y marque la estrella.

Barrio de Palermo en Internet | Palermonline

2 –  Palermo On Line en Twitter.
3 –  Palermo On line en Instagram.
4 –  Palermo On line en Facebook

Buscar Guía alimentaria en Internet

Guía alimentaria en Google
Guía alimentaria en Yahoo
Guía alimentaria en Bing
Guía alimentaria en Wikipedia
Guía alimentaria en Twitter
Guía alimentaria en Instagram

Links Interesantes

El Mensaje de Mercurio
Fuente Decorativa
Columna Meteorológica
Bañista