Las seis escuelas filosóficas del yoga

Por Gabriela Binello autora de Yoga Personalizado (www.yogapersonalizado.com/).

Los cuatro Vedas (fuente última del bagaje filosófico, social, cultural y religioso de la cosmovisión india que se originan en el período pre-clásico de la literatura del yoga) son la fuente respetada y consultada por los seis grandes sistemas filosóficos o cosmovisiones de la cultura india, que se conocen como Saṭ (seis) Darśana (espejo, cosmovisión).
Como su nombre lo indica, son seis escuelas filosóficas que nacen con un único objetivo: entender por qué sufrimos, para qué sufrimos, y si se puede resolver el sufrimiento. Las seis cosmovisiones o escuelas filosóficas son:

• Purva Mīmāṃsā, compuesta por Jaimini: intenta comprender lo supremo enfatizando el rol de nuestras acciones y rituales cotidianos. Se apoya en la premisa de que el sufrimiento se remueve si perfeccionamos nuestros hábitos mundanos y espirituales.

• Vaiśeṣika, por Kanada: habla acerca del átomo como el elemento más elevado del universo. El sufrimiento es superado si logramos captar es-tos estadios de la evolución. Incorpora prácticas alquímicas.

• Nyāya, por Gautama: establece lógicas de causa y efecto para explicar al sufrimiento. Se apoya en la premisa de que si encontramos la raíz o causa del sufrimiento, éste deśaparece.

• Sāṃkhya o Nirīśvara Yoga, por Kapila: se centra en el nacimiento y la evolución de la materia. El mundo, tal como lo conocemos, deviene de la unión de conciencia (puruṣa) y naturaleza o materia (prakṛti). El origen de nuestro sufrimiento es la identificación total de la conciencia, infinita e imperturbable, con la materia, finita y cambiante. Esa identificación es la fuente de toda ignorancia (avidya) y, por ende, de todo sufrimiento.

• Yoga o Seśvara Sāṃkhya, por Patánjali: se apoya en la filosofía Sāṃkhya para dar cuenta de la evolución, pero su eje está en comprender y describir la naturaleza y transformación de la mente -inteligencia- humana. En ese conocimiento reside la capacidad de liberarnos del sufrimiento.

• Uttara Mīmāṃsā o Vedānta (o la última parte de los Vedas): se centra en la realización del ser supremo. Vedānta cree que la religión es la cura del sufrimiento y con esa base representa lo que se conoce como “hinduismo”. La filosofía Vedānta se apoya especialmente en los Upaniṣads. Dentro del Vedānta existen algunas escuelas con líneas bien diferenciadas: – Advaita Vedānta, por Śaṅkarācārya: bajo la premisa “solo Dios es real y sin atributos”. – Viśiṣṭādvaita Vedānta, por Ramanujācārya: bajo la premisa “todavía no somos Dios”. – Dvaita Vedānta, por Madhvācārya: bajo la premisa “nunca seremos Dios”.

Es importante aclarar que la mayor parte de los primeros yogis que trajeron el yoga a Occidente a partir de principios del siglo XX (Vivekānanda, Yogānanda, Viṣṇu-Devānanda, entre otros) tenían relación directa con el vedānta. Es una de las razones por las que en Occidente se genera mucha confusión entre la perspectiva vedānta y yoga en general. Ambas pueden convivir pacífica y armónicamente, pero no son lo mismo. Los yoga sūtras de Patánjali constituyen la fuente primordial del yoga como sistema filosófico o cosmovisión dentro del ṣaṭ darśana, y en particular se dice que quienes siguen estas enseñanzas están dentro del camino “real” del yoga (o Rāja Yoga). Los yoga sūtras se inscriben en una era clásica de la literatura del yoga, posterior a los Vedas.

error: Te queremos :-)