Leer rodeados de una buena decoración.

Publicado por

En un rincón de la casa, pero no es cualquier rincón. Quienes somos amantes de los libros, de una buena historia o de palabras que nos remonten a nuestro pasado entendemos y valoramos la importancia que tiene un espacio de lectura. Desde contar con una buena iluminación hasta poseer allí ese sillón hiper cómodo, que casi parece diseñado a nuestra postura, cada elemento de este sitio tiene una función especial.

“A la hora de armar un rincón de lectura es importante generar un espacio acogedor, que invite a entrar y permanecer en él. Un espacio donde podamos sentirnos a gusto y en calma. Esto puede lograrse dentro de distintos estilos según el gusto de cada uno, podemos crear un espacio acogedor en estilo clásico, en estilo moderno, de impronta romántica; todo va a depender de la combinación de muebles y objetos”, describe la diseñadora Nora Hojman, de MrAldus (www.shopmraldus.com).

La luz es uno de los factores principales de este espacio. “Es muy importante saber con qué tipo de iluminación se sienten más cómodos: algunos prefieren una luz blanca general, otros más directa. También es bueno saber que no es necesario que sea de un gran voltajetener en cuenta obviamente que tipo de luz elegimos”, advierte Laura Rey, creadora de Glitter Iluminación (www.glitter.com.ar).

Si el rincón de lectura está en el cuarto lo ideal es que sus textiles o su estilo combinen con la blanquería. “Un ambiente debe ser armónico, debe seguir un estilo o tendencia. No podemos pensar la cama separada de la lámpara o la mesa de luz, tampoco de la pared o la cómoda. Lo mismo sucede con el espacio que le destinemos a la lectura”, acoseja Por Hernán Levy, Gerente Comercial de Oregon Hotel (www.oregonhotel.com.ar).

Para fomentar el buen ambiente, lo ideal es apelar a “velas aromáticas, no sólo por su fragancia sino por la atmósfera que crean con su luz. Para un rincón de lectura serían perfectas acompañadas por una lámpara de pie que permita la luz adecuada para la lectura. El simple hecho de ver una vela encendida ya crea un ambiente relajado y nos permite bajar la velocidad con que usualmente vivimos. Para estos espacios, considerando la seguridad, siempre será conveniente utilizar velas en vaso o colocarlas en un cilindro de vidrio o fanal”, argumenta Michele Miquelarena, socio de The Candle Shop (www.thecandleshop.com.ar).

Los bajitos también

Para fomentar la lectura desde la más temprana infancia, una herramienta muy útil es hacerle a los niños su propio rincón para disfrutar de los libros. Así, Susana Piazza, diseñadora y creadora de Cuatro elementos (www.4-e.com.ar), asegura que estos lugares deben ser “de alto interés visual, ya que los niños son atrapados por la lectura cuando el ambiente es atractivo para ellos. Por ejemplo, se puede elegir una lindísima biblioteca, con los libros ordenados según sus colores, que haya juegos, silloncitos cómodos y, fundamentalmente, que no haya TV. Es muy fácil que un pequeño se desconcentre, por eso hay que pensar mucho que rincón de la casa elegimos.”

Si, en cambio, pensamos en armar el rincón al aire libre habrá que incorporar otros elementos. “En exteriores podemos colocar hamacas cómodas, tipo burbujas o canastas acompañadas de almohadones. También es bueno rodear el lugar de plantas perfumadas, como el jazmín de leche, apto para pérgolas o gazebos en los que nos refugiemos a leer. También siempre tener a mano mantas para estar bajo los árboles. Para los niños se pueden usar carpas de colores, con colchonetas que inviten a leer en medio del jardín”, explica María Martha Pizzi, Con Sabor a Hogar (www.consaborahogar.com.ar).

Por su parte, Laura Wehle, de Ginger Home (www.gingerhome.com.ar), recuerda que “tener a nuestro alrededor objetos muy queridos invita a que nos quedemos más tiempo en ese rincón o que deseemos ir a él”.

Por último, Gabriela Minati, creadora de Chimi (www.chimi.com.ar), sostiene que siempre suma “incorporar accesorios de lectura, como algún objeto corpóreo que nos permita detener el libro mientras lo apoyamos sobre una mesa. También es bueno contar con superficies de apoyo para poder tener a mano una taza de té o café, por ejemplo”.

Así, leer se transforma en un placer en todas sus dimensiones.