Nuestros Caballos

¿Qué es Encefalomielitis Equina?

Encefalomielitis Equina es una enfermedad viral que afecta a los equinos, incluyendo caballos, yeguas y burros. Puede causar una enfermedad grave, incluyendo encefalitis, en los animales y en los humanos.

La encefalomielitis equina es causada por un virus de la familia Togaviridae. El virus se transmite por la picadura de mosquitos infectados. Los mosquitos se infectan con el virus al picar a aves que están infectadas. Los mosquitos infectados pueden transmitir el virus a otros mosquitos o a equinos.

Los equinos infectados pueden presentar una variedad de signos clínicos, incluyendo fiebre, depresión, letargo, dificultad para caminar, convulsiones y parálisis. La enfermedad puede ser fatal en el 20-30% de los casos.

Los humanos pueden contraer la encefalomielitis equina por la picadura de un mosquito infectado. Los humanos infectados pueden presentar una variedad de signos clínicos, incluyendo fiebre, dolor de cabeza, náuseas, vómitos, rigidez en el cuello y convulsiones. La enfermedad puede ser fatal en el 1-10% de los casos.

No hay tratamiento específico para la encefalomielitis equina. El tratamiento se centra en el soporte del paciente.

Hay una vacuna disponible para proteger a los equinos de la encefalomielitis equina. La vacuna se recomienda para todos los equinos que viven en áreas donde la enfermedad es endémica.

Prevención

La mejor manera de prevenir la encefalomielitis equina es evitar las picaduras de mosquitos. Esto se puede hacer usando repelente de insectos, cubriendo la piel expuesta y evitando la actividad al aire libre durante las horas pico de actividad de los mosquitos.

También se recomienda vacunar a los equinos contra la encefalomielitis equina. La vacuna se administra en dos dosis, con un refuerzo anual.

Declaran la emergencia sanitaria en todo el país por brote de Encefalomielitis Equina

El Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) declaró hoy el estado de emergencia sanitaria en todo el territorio nacional por Encefalomielitis Equina, un virus que resulta altamente letal para los animales que lo contraen, tras los brotes registrados inicialmente en las provincias de Corrientes y Santa Fe y un incremento de casos sospechosos de sintomatologías y mortandad en las últimas 72 horas.

Lo hizo a través de la Resolución 1219/2023, publicada hoy en el Boletín Oficial.

Además de disponer medidas sanitarias de carácter “inmediato, extraordinario, excepcional y de contención”, se ratificó la restricción de movimientos de los equinos desde las provincias afectadas por los brotes al resto del país, tal como se ordenó mediante la Disposición 363/2023 del lunes último.

Dicha disposición, además, establece que los organizadores de eventos que impliquen una concentración de equinos, deberán exigir antes del ingreso que el animal cuente con una vacunación vigente para Encefalomielitis Equina del Este y del Oeste aplicada al menos quince días antes del movimiento en todo el territorio nacional.

Las normativas facultan a la Dirección Nacional de Sanidad Animal del Senasa a establecer excepciones, así como otras medidas complementarias de emergencia, sobre la base de una evaluación de riesgos.

Además, permitirán al Senasa establecer normas complementarias que dispongan medidas de control, prevención y vigilancia, adoptando acciones sanitarias extraordinarias que ayuden a contener, prevenir y controlar la enfermedad, y a mantener el status sanitario del país respecto de la misma.

Para estas medidas, se tendrán en cuenta los criterios y lineamientos internacionales en la materia.

El pasado sábado se confirmaron resultados positivos del virus en las provincias de Corrientes y de Santa Fe a partir de análisis realizados en la sede Castelar del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) y en el Instituto Vanella de la Universidad Nacional de Córdoba.

En las últimas 72 horas –según se señala en los considerandos de la resolución- el Senasa recibió “diversas notificaciones de sospechas de equinos con sintomatología nerviosa” y de casos de mortandad en Corrientes, Entre Ríos, Santa Fe, Córdoba, así como desde Uruguay.

En ese sentido, ayer el Senasa informó que obtuvo resultados positivos en la localidad de San Francisco, Córdoba y, en ese sentido, ordenó la restricción absoluta de movimientos en los establecimientos con equinos afectados.

Además de estos registros y la situación epidemiológica regional, la declaración de emergencia responde a las “condiciones climáticas y ecológicas” que motivan la presencia de los vectores.

La notificación de casos es un requisito para que se sostenga el acceso a mercados internacionales de los productos y subproductos basados en equinos.

La Encefalomielitis Equina es una enfermedad exótica transmitida por vectores –especialmente mosquitos infectados por aves- durante las épocas estivales a equinos, incluyendo caballos, yeguas, burros, cebras y sus híbridos.

La tasa de letalidad puede llegar al 90%, en el caso de la Encefalomielitis Equina del Este (EEE), de entre 20% a 30% para la Encefalomielitis Equina del Oeste (EEO) –la variante que afecta al país actualmente- y de entre 40% y 90% para la Encefalomielitis Equina Venezolana (EEV), con la posibilidad de dejar secuelas en los equinos que convalecen.

El periodo de incubación de la enfermedad, entre la infección y los síntomas, es de entre 5 a 14 días, y los signos son neurológicos ya que afecta al sistema nervioso central e incluyen deambulaciones, hiperexitación, depresión, hipertermia y decúbito.

La enfermedad también puede afectar a humanos, aunque suelen no presentar síntomas o desarrollarlos de manera leve, con poca mortandad.

Como consejo, el Senasa recomienda controlar lugares que puedan ser proclives a la proliferación de mosquitos, la vacunación de los caballos –para lo cual, el organismo está coordinado con las cámaras de productos veterinarios para distribuir la mayor cantidad en el menor tiempo posible-, y notificar inmediatamente en caso de síntomas.