Un vodka con alma de tulipán

Por Flavia Tomaello, https://flaviatomaello.blog/, Instagram @flavia.tomaello

Un brindis inesperado, con todo el color de Holanda en una botella.

A través de proceso de destilación único y pionero, una pequeña destilería artesana, que le debe su nombre al botánico holandés más internacional Carolus Clusius (1526–1609), el encargado de introducir el tulipán en Holanda, ha conseguido elaborar el primer vodka de tulipán.

Situada en el corazón de los campos de tulipanes holandeses, el joven equipo de Clusius trabaja con dedicación, de manera artesanal y utilizando las últimas técnicas de elaboración, para preparar un vodka de sabor especial que recuerda al grano pero también a los frutos secos y las flores.
Los bulbos de tulipán y el agua natural filtrada de las dunas de arena neerlandesas, que se conoce mundialmente por su pureza y calidad, son los dos ingredientes principales de esta bebida alcohólica de personalidad afrutada, fresca y picante a la vez.

Un vodka que se elabora 100 % con tulipanes holandeses y mediante un proceso artesanal, y cuya producción está sujeta a la cosecha de esta flor con ADN holandés.

Los inventores de la flor bebible

Los hacedores de Clusius Craft dieron vida a una destilería artesanal privada.
Inventaron un proceso de destilación único para producir un alcohol de primera clase a partir de bulbos holandeses de tulipanes.
En Clusius Craft Distillers creen que no solo deben producir Vodka de la más alta calidad, sino que también que deben contribuir a un futuro más sostenible.
Lograron el mayor impacto al apoyar el crecimiento de la agricultura orgánica en el sector holandés del tulipán. Al igual que en cualquier industria agrícola, el cultivo de estas flores genera grandes cantidades de excedentes si no pueden venderse todos los bulbos a precio justo después de la cosecha.
Todo se trata de la sincronización: no producen vodka a partir de residuos, sino que los evitan.
Esos excedentes se convierten en residuos si no pueden venderse o destinarles un buen fin. Con la agricultura orgánica, este es un riesgo aún mayor porque el uso de pesticidas está prohibido y, por lo tanto, los bulbos no se pueden almacenar por mucho tiempo. Además, aumenta el riesgo de flores de formas extrañas, como en la naturaleza. En el comercio floral, los tulipanes torcidos no valen nada, pero para la producción de vodka no importa si el bulbo produce un tallo curvo: solo importa que no se hayan usado pesticidas.
Clusius Craft Distillers paga un precio justo a los agricultores de tulipanes holandeses por sus bulbos orgánicos para producir vodka. Esto evita las corrientes de desechos residuales en el cultivo de tulipanes orgánicos y permite a este sector próximo crecer más rápido y de manera más constante.

Del bulbo a la bebida

Los destiladores han desarrollado un proceso único de producción y destilación que produce un vodka premium solo de bulbos de tulipanes holandeses.
Las flores se cultivan en el suelo arcilloso arenoso de poca altura detrás de las dunas costeras holandesas. Utilizan bulbos de tulipanes holandeses 100%, cocinados y fermentados en un proceso manual. Después de hacer el alcohol, Dutch Tulip Vodka se hace con agua purificada por un filtro de arena natural. Agua que es conocida mundialmente por su pureza, calidad y sabor cristalino. Una combinación perfecta para un vodka premium.
El resultado es una bebida prístina y suave con una mezcla deliciosamente compleja de sabores, sabores y aromas.

error: Te queremos :-) pero no nos copies. estamos trabajando en Palermo desde 1999