Justicia declaró ilegal el permiso para levantar dos torres en Palermo.

Justicia declaró ilegal el permiso para levantar dos torres en Palermo.

La justicia porteña declaró ilegal el permiso para levantar dos torres en Palermo

La justicia porteña declaró ilegal el permiso de construcción otorgado por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires a una empresa desarrolladora para levantar dos torres en el barrio de Palermo, al considerar que la altura autorizada, que supera los 100 metros, excede los parámetros establecidos para la zona.

El fallo de la titular del juzgado en Contencioso, Administrativo y Tributario 4, Elena Liberatori, hizo lugar a una acción de amparo presentado hace tres años por el Observatorio del Derecho a la Ciudad, la Cátedra de Ingeniería Comunitaria, el PYPP y La Defensoría de Laburantes en torno al emprendimiento del Grupo Portland, situado en la avenida Luis María Campos al 100.

Justicia declaró ilegal el permiso para levantar dos torres en Palermo.
Justicia declaró ilegal el permiso para levantar dos torres en Palermo.

Liberatori declaró «la nulidad del permiso de obra o registro de planos» que en diciembre del 2017 le otorgó el Gobierno porteño a la empresa privada para habilitar ambas torres y señaló que «se autorizó una construcción en exceso de los límites previstos por el Código de Planeamiento Urbano».

Asimismo, ordenó «disponer la paralización de los trabajos constructivos que excedan los referidos límites y la reformulación del proyecto edilicio para la obtención de un nuevo permiso de obra, de conformidad con la normativa urbanística vigente».

Según informaron las asociaciones que impulsaron el amparo, «estas torres tienen el nombre comercial de Palmera Cañitas y consistirían en dos torres de 31 y 34 pisos, con tres subsuelos y 270 unidades».

De acuerdo con un informe realizado por una arquitecta perito, que fue presentado por los amparistas ante el juzgado porteño, el proyecto aprobado por la administración local «es contrario en muchos aspectos a los parámetros claramente establecidos en el Código de Planeamiento Urbano de la CABA».

Por ejemplo, precisa que la altura de las edificaciones alcanzaba los 104 metros, cuando el tope máximo de la zona es de 37,5 metros; mientras que proyectaba hasta cuatro subsuelos para estacionamientos, cuando lo permitido es de dos cocheras subterráneas.

Esta es la segunda obra del Grupo Portland que la justicia porteña ordena suspender ya que también fueron frenados los trabajos en el proyecto conocido como «Ciudad Palmera» en el barrio de Caballito.

Demoliendo Buenos Aires.


Demoliendo Buenos Aires. Para poder ver edificios históricos vas a tener que viajar a Europa. Larreta Inmobiliaria demuele todo.

Organizaciones vecinales afirman que de 141.000 edificios históricos el gobierno porteño demolerá 122.500. Este sábado se movilizan a las 16 a la legislatura porteña bajo las consignas «Se Va Buenos Aires» y «No Bombardeen Buenos Aires», con la participación de varias agrupaciones y miles de vecinos que se oponen a la demolición y construcción indiscriminada de torres de lujo.

La situación no da para más. Sólo un 13% de los edificios, considerados patrimonio arquitectónico, son “protegidos” por el ejecutivo porteño. El 87% restante están en vías de un proceso de demolición y muchos de ellos ya fueron arrasados por las topadoras. Según afirman diferentes organizaciones sociales y juntas vecinales de los distintos barrios porteños, nucleadas en Se Va BS AS: “De un universo de 141.000 edificios que deberían haberse declarado patrimonio arquitectónico de la ciudad, tan sólo el 13 %, (18.500 edificios históricos) fueron supuestamente “protegidos”. Incluso este porcentaje insignificante está en un limbo legal sin protección efectiva. Los otros 122,500 esperan su demolición”.

Por esta razón, más de 50 agrupaciones movilizan durante este sábado frente a la Legislatura Porteña, para reclamar “control vecinal sobre los organismos que deciden sobre el patrimonio porteño y la planificación de la ciudad como está previsto en el Art. 1 de la Constitución de CABA y la Ley de Comunas”.

“Con esta movilización las organizaciones no gubernamentales y vecinos, esperamos que el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, comience por acatar los fallos judiciales para luego atender los diferentes reclamos. Eso es republicanismo y transparencia”, afirmó  Mauro Sbarbati, integrante de la ONG Basta de Demoler. “La demolición del patrimonio es una problemática histórica en Buenos Aires, pero en las últimas décadas la destrucción se aceleró a un ritmo alarmante. Por eso nos movilizamos”, agregaron desde la ONG.

Varias de las asociaciones iniciaron una campaña de recolección de firmas en la plataforma Chance.org para que los Poderes Ejecutivo y Legislativo suspendan el Código Urbanístico que fue aprobado en el año 2018, y que habilita la destrucción de la identidad de los barrios residenciales de casas bajas e impulsa la sobre construcción en otros barrios ya consolidados”.

Diferentes colectivos de vecinos y vecinas se conformaron en los últimos meses. Durante la semana, dialogamos con una agrupación joven que tiene apenas dos meses de vida, gestada a partir del avance de la demolición de casas bajas en el barrio de Núñez. “Nos conformamos como colectivo vecinal cuando vimos como avanzaban las obras en lo profundo del barrio. En Las lomitas de Núñez hay tres o cuatro generaciones de familias que viven allí que vieron afectadas sus vidas, pero no solamente por la dinámica de las construcciones, sino que ven afectado al barrio desde lo patrimonial, su identidad”, contó a éste medio Marina Tallarico, integrante del colectivo “Vecinos Unidos de Núñez” y de la Red de Organizaciones Barriales.

Durante la movilización, se exigirá la participación ciudadana sobre las dependencias del Gobierno de la Ciudad que evalúan las construcciones que pueden ser demolidas y las que permanecen en pie. En un duro comunicado, las organizaciones que convocan, afirman que “Buenos Aires está gobernada por la especulación inmobiliaria” ya que “pese a que la población de la Ciudad no aumenta desde mitad del siglo XX, cada vez se permite construir más y a mayor altura sin respetar el entorno barrial, los edificios patrimoniales ni mejorar la infraestructura de los servicios”.

El Playón Ferroviario de Colegiales, es el último gran pulmón verde que tiene aproximadamente 6,9 ha que pertenecían a la Nación. Un barrio cuya densidad de población es de 22.800 habitantes por km2, y supera ampliamente la media de la ciudad de Buenos Aires, donde el espacio verde público no alcanza los 0.7 m2/habitantes, una de los más bajas de la ciudad. “Mientras los vecinos, desde 2016, venimos pidiendo por un Parque, el GCBA impulsa, desconociendo el reclamo ciudadano, un proyecto urbanístico en el Playón que, rezonificado por la Legislatura, permite construir 80.000 m2 de obra distribuidos en 9 torres, de 30 m de altura”, afirma  Daniel Giglio, Arquitecto, del Colectivo vecinal “Colegiales Participa y Decide”. “De estos 9 lotes Larreta logra subastar irregularmente 5 y los 4 no vendidos son cubiertos por un amparo presentado por la Agencia de Administración de Bienes del Estado (Gobierno de Alberto Fernández) en marzo de 2021 y por presión de los vecinos. En 3 de los 5 primeros ya se iniciaron las obras.   Nuestro Colectivo, continúa la lucha para que todas las parcelas vuelvan a la Nación como espacio verde público”, remata.

Entre las organizaciones que se movilizan se encuentran: Argentina Demolida; Asociación Amigos del Lago de Palermo; Ciudadanía por los Derechos Humanos; la Asociación Civil Patrimonio de Belgrano; Vecinos del Bajo Belgrano, y más de 50 organizaciones. “El año pasado durante la pandemia se votó la Ley 6361 que modificó el código urbanístico, y los vecinos que vinieron a vivir al barrio en busca de un lugar tranquilo hoy se encontraron con todo lo contrario”, expresa Héctor Ponce de León, Secretario de la Asociación Civil Vecinos del Bajo Belgrano. “Todo se ha visto desdibujado por esta Ley, porque no solo se ha cambiado la posibilidad de construir viviendas multifamiliares, sino que ahora pueden haber diferentes comercios, restaurantes, cervecerías, oficinas”, remata.

La Ley 6361, entró en vigencia el 4 de febrero de éste año e introdujo profundas modificaciones desde el análisis del emprendimiento de nuevos negocios. Esto habilitó la conformación de diferentes convenios urbanísticos firmados entre la administración porteña con distintos desarrolladores urbanos para, por ejemplo, levantar once nuevas torres en diferentes barrios porteños que ya cuenta con una primera sanción legislativa.

LOS AMIGOS DEL WASON. HORACIO EL DESTRUCTOR DE BUENOS AIRES

Habitantes de la Ciudad de Buenos Aires apuntaron contra el grupo IRSA en la audiencia pública por la construcción de torres en Costanera Sur, al responsabilizar a la empresa -junto al Gobierno porteño- por las inundaciones que en abril de 2013 causaron al menos cuatro muertos en el barrio de Saavedra luego de que el shopping DOT Baires fuera construido «sin evaluación de impacto ambiental».

La audiencia convocada por la Legislatura porteña para que la ciudadanía opine sobre el convenio entre Inversiones y Representaciones S.A. y el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta, para habilitar la construcción del barrio «Costa Urbana» en la ex Ciudad Deportiva del club Boca Juniors, concluyó su segunda semana el viernes último, y algunos oradores cuestionaron otro emprendimiento de la empresa.

«En abril de 2013, el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires postergaba las obras para complementar el canal de drenaje que conduce el agua del DOT hacia el aliviador M19, que corre debajo de la calle Holmberg, e hizo la vista gorda para que el shopping funcione sin cumplir la normativa de impacto ambiental», cuestionó Nora Saavedra, una de las oradoras.

Y añadió: «El DOT es responsable de agravar las inundaciones del Barrio Mitre durante las tormentas, drenando el caudal de sus subsuelos hacia el barrio. Así fue que, durante el evento climático de abril de 2013 y el desborde del arroyo Medrano por la desidia del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y la empresa, fallecieron cinco vecinos, que siguen esperando justicia».

El shopping DOT Baires es uno de los centros comerciales que el grupo IRSA tiene en el distrito porteño, además del Abasto, Alto Palermo, Patio Bullrich y Distrito Arcos; y de acuerdo a lo informado en el sitio web de la empresa, fue inaugurado en 2009, con cuatro pisos y tres subsuelos.

Este centro comercial está al lado del Barrio Mitre, conjunto de seis manzanas de casas bajas delimitado por las calles Correa, Posta, Arias y Melián que fue inaugurado en 1958 a partir de una iniciativa del Banco Hipotecario Nacional; tanto el DOT como el barrio Mitre forman parte de Saavedra.

De acuerdo a las noticias publicadas en 2013, ese año los vecinos realizaron varias protestas dentro y alrededor del centro comercial denunciando que, cuando llovía, el DOT desagotaba el agua de sus cocheras directamente sobre el barrio.

En la madrugada del 2 de abril, una tormenta causó inundaciones en varios barrios porteños y, de acuerdo a las noticias publicadas, al menos dos personas murieron en el Barrio Mitre, entre ellas una mujer de 82 años que se ahogó en la esquina de Melián y Arias.

En el resto del barrio de Saavedra, mientras tanto, el SAME reportó al día siguiente al menos otras dos muertes.

Esos hechos cobraron relevancia en la audiencia por la ex Ciudad Deportiva de Boca Juniors, en la que varias personas manifestaron que «Costa Urbana», el proyecto inmobiliario que IRSA planea levantar en ese predio, podría causar inundaciones en el lindero barrio popular Rodrigo Bueno.

En este sentido, denunciaron que la empresa no realizó todavía un estudio para evaluar el impacto ambiental que podría tener la obra, que prevé construir torres de 45 pisos, locales comerciales, restaurantes, oficinas, un hotel y un amarradero de yates.

LEGISLATURA: ex Ciudad Deportiva de Boca.

La audiencia pública por la rezonificación de la ex Ciudad Deportiva de Boca comenzó este lunes su tercera semana de exposiciones, en la que persiste el rechazo casi unánime de los oradores por considerar que el proyecto inmobiliario de IRSA, apoyado por el Gobierno porteño, tendrá un «impacto ambiental negativo».

«Implica un impacto ambiental negativo y un riesgo para la flora y la fauna de la Reserva Ecológica», afirmó Teresa Vernino y advirtió que «no hay un estudio de impacto ambiental sobre lo que ocurrirá con el escurrimiento de las aguas superficiales y subsuperficiales y el consecuente riesgo de inundaciones».

«Costa Urbana» es un proyecto inmobiliario de la empresa IRSA, que propone construir un nuevo barrio con 6.000 viviendas, comercios, hoteles y amarradero de yates en la ex Ciudad Deportiva de Boca, un predio de 71 hectáreas en la costa del Río de la Plata, con ecosistema de humedal.

Una de las funciones ecológicas de los humedales es la de proteger las zonas en las que se encuentran del impacto de las inundaciones. Funcionan como si fueran grandes esponjas que absorben el exceso de agua y, a su vez, mitigan el efecto isla de calor que se produce en las grandes ciudades como Buenos Aires.

Alberto Keitelman, otro orador, recordó que la Reserva Ecológica Costanera Sur, lindera a la ex Ciudad Deportiva, es un sitio protegido por la Convención Ramsar, un acuerdo internacional para proteger los humedales por su importancia ecológica global.

«Se ignora el carácter de humedal de la Reserva Ecológica, que progresivamente va uniéndose con el barrio Rodrigo Bueno y que ha sido declarada sitio Ramsar. Esto hace que deba protegerse la zona aledaña, es decir la ex Ciudad Deportiva».

«Rechazo este proyecto por desatender los efectos del cambio climático», agregó Keitelman.

El barrio popular Rodrigo Bueno está ubicado entre la Reserva Ecológica y la ex Ciudad Deportiva, y podría resultar directamente afectado por las inundaciones que generará la construcción de «Costa Urbana»

Luego, Paula Alfieri, otra oradora, afirmó: «Los habitantes de la Ciudad de Buenos Aires necesitamos recuperar las costas para disfrute y uso público».

«Este proyecto atenta contra los tratados internacionales que buscan impedir el aumento de las temperaturas; las torres son una fuente de acumulación de calor; estas construcciones, además de destrozar un humedal, impedirán la entrada de aire fresco desde la costa hacia el interior de la ciudad», remarcó.

El proyecto de IRSA prevé la construcción de edificios de hasta 45 pisos, es decir 145 metros de altura

En la audiencia, convocada por la Legislatura porteña para que la ciudadanía opine sobre el emprendimiento inmobiliario «Costa Urbana», se inscribieron 2.593 habitantes de la Capital Federal, y continuará hasta el 9 noviembre.

Durante las dos primeras semanas, hablaron más de 560 personas, de las cuales solo 9 defendieron el proyecto de IRSA, según el relevamiento de la coordinadora Costanera Verde Pública.

QUE ES UN CONVIDADO DE PIEDRA

QUE ES UN CONVIDADO DE PIEDRA  | Convidado de Pierda