monumento colonia suiza222

Monumento de Suiza a la Independencia Argentina.

Publicado por

El Monumento de Suiza, una obra de de Franz Sales Amlehn (1838-1917) es un artista nacido en 1838.

El conjunto de esculturas representa la hermandad de Suiza y Argentina en un monumento, donde dos mujeres se besan tomadas de la mano.


 Argentina y Suiza unidas sobre el mundo de Franz Sales Amlehn, hermosa obra donada por la Colonia Suiza a la República Argentina en 1910.




El Beso de Palermo
Nos encontramos con un monumento a la amistad Suizo – Argentina  y representa dos mujeres besándose. Argentina y Suiza unidas sobre el mundo (Franz Sales Amlehn, 1910, Av. Dorrego y Av. Figueroa Alcorta)

El monumento dedicado por la Colonia Suiza a la República Argentina en el Centeario de su Independencia está ubicado en la Av. Dorrego entre Av. Leopoldo Lugones y Av. Figueroa Alcorta, en el barrio de Palermo de la Ciudad de Buenos Aires.

Basta con acercarse a la Av. Dorrego entre Av. Leopoldo Lugones y Av. Figueroa Alcorta, en el barrio de Palermo de la Ciudad de Buenos Aires, para ver un verdadero monumento lésbico internacional.

Más allá de tan singular obsequio, lo curioso es que el emplazamiento de esta escultura está en un sitio de escasa visibilidad. Curioso porque los otros monumentos legados por las naciones y sus colectividades para celebrar el Centenario están todos ubicados en lugares estratégicos de la ciudad. Allí están la Torre Monumental o Torre de los Ingleses, en Retiro; el Monumento a Cristóbal Colón, detrás de la Casa Rosada; el Monumento de los Españoles, en Av. Del Libertador y Av. Sarmiento; el de Francia a la Argentina en Plaza Francia, por citar sólo algunos de los tantos que terminan transformándose en tarjetas postales de nuestra sofisticada elegancia europea.

Un Beso, El Monumento de Suiza

Curioso también es que el Departamento de Monumentos y Obras de Arte de la Ciudad dependiente del Ministerio de Cultura del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, en su catálogo oficial, realice una detallada descripción de la obra, pero omita cualquier referencia al beso y a las manos tomadas.

La obra fue encargada al artista Franz Paul Sales Amhlen por la colectividad suiza y donada a la Argentina con motivo de celebrarse el Centenario de su independencia en 1910.

En lo alto del monumento se muestra a un caballo desenfrenado cuyo jinete es el Ángel del Amor, que celebra con sus brazos abiertos la unión de dos mujeres que, recostadas sobre el mundo, sólo tienen ojos para la otra mientras tomadas de la mano se besan amorosamente en la boca.

El título de la misma por descriptivo no deja de ser sugerente: “Argentina y Suiza, unidas sobre el mundo”.

El Monumento de Suiza, El conjunto de esculturas representa la hermandad de Suiza y Argentina en un monumento, donde dos mujeres se besan tomadas de la mano.

El Monumento de SuizaSe inauguró el 7 de junio de 1914, en un día frío, junto al Tiro Federal que, por entonces, estaba en Palermo. Y aunque la instalación se vinculaba con el Primer Centenario de la Revolución de Mayo, el lugar tenía que ver con una tradición suiza: el tiro al blanco. Por eso el monumento estaba coronado con la “Esencia del tiro”, un símbolo patriótico suizo. Pero eso no era lo más llamativo. Lo que convocaba más miradas era la imagen que representaba el amor eterno de dos países, algo que hoy hasta resulta natural, pero que, en ese entonces era una verdadera osadía: dos mujeres desnudas, sentadas sobre un globo terráqueo y unidas por un beso.

Se lo conoce bajo el título de “Suiza y Argentina unidas sobre el mundo” y está en una plazoleta en medio de la avenida Dorrego, entre Figueroa Alcorta y Lugones. Es una gran mole de más de diez metros del altura, realizada en bronce y granito por Paul Amlehn (1867-1931) pesa más de 50 toneladas y llegó a Buenos Aires embalada en unas 70 cajas transportadas en el vapor Rheinfeld. Había sido encargada por la Sociedad Filantrópica Suiza, formada por residentes de ese lugar en la Argentina, para adherir a los festejos del Primer Centenario.

Es que los inmigrantes suizos conformaban una comunidad importante. Se estima que desde las primeras décadas del siglo XIX, hasta mediados del XX, medio millón de suizos vivían en la Argentina. Y la mayoría provenían de la zona del Ticino, de habla italiana. Entre ellos, dos cuyos apellidos dejarían huella en nuestra historia.

El primero era Carlos Enrique Pellegrini, padre de aquel vicepresidente que, entre 1890 y 1892, completó el período de gobierno del renunciante Miguel Juárez Celman. La otra era una nena de un año que había nacido en la aldea Sala Capriasca, el 29 de mayo de 1892. Se llamaba Alfonsina Storni, una mujer que tras residir con su familia en San Juan y en Rosario (en la ciudad santafesina, para marcar su independencia, trabajó hasta como costurera a domicilio y obrera en una fábrica textil) se convertiría en un símbolo del modernismo en las letras argentinas.

 PLAZA BERLIN
Cuando la sede del Tiro Federal se mudó hacia Núñez, fue desplazado unos cien metros hasta el lugar en el que se encuentra ahora, cerca del Club Alemán de Equitación. Bordeando el cantero que lleva hasta el pie de la obra están las 26 banderas de la Confederación Helvética, el nombre oficial que por razones históricas aún mantiene Suiza (estado federal desde 1848) en recuerdo de los helvetas, una de las muchas tribus celtas que habitaron su territorio antes de los romanos.

La unión de la madura Suiza con la joven Argentina, fundida en ese beso y en esas manos tomadas con amor, quedó como referencia de los homenajes que recibió nuestro país en los tiempos del Primer Centenario. Pero no fue el único regalo monumental que sirvió para engalanar a la Ciudad, conocida entonces como “la París de América del Sur”. De ese momento también están las obras obsequiadas por españoles, ingleses, estadounidenses, franceses, italianos, colombianos y hasta sirio-libaneses. Y también el monumento “La riqueza agropecuaria argentina”, un trabajo artístico del escultor Gustav Adolf Bredow. Lo donó la comunidad alemana y desde 1918 engalana la plaza que lleva el nombre de esa república, en Palermo. Pero esa es otra historia.









LINKS INTERESANTES DEL BARRIO PORTEÑO DE PALERMO

LINKS INTERESANTES DEL BARRIO DE  PALERMO. COMUNA 14