puente de soler1 1

Puente Soler: Jorge Macri y El Jefe de la Comuna 14 ausentes en Palermo. Nueva villa miseria

La pelea por el puente está determinada por que los que militaron para Jorge Macri en Palermo fueron abandonados y expulsados de la nueva gestión de gobierno del Primo del ex presidente, a tal punto que el PRO de Palermo es un quilombo absoluto, en este contexto, el Puente de Soler podría ser la conclusión de un libro llamado, «Milité para Jorge Macri y me cagó» a cargo del Jefe comunal de la Comuna 14 Martín «Tincho» Cantera, un ausente total en el barrio de Palermo, un ausente desde siempre, donde es imposible que atienda no solo los reclamos de los vecinos del Puente Soler, si no de cualquier reclamo de ruidos molestos, «Tincho» como le dicen cariñosamente sus amigos y familiares, si no hay plata en efectivo no te atiende y ni pagando te atiende en la Comuna 14. En la Ciudad nació ante estos disparates políticos una nueva villa miseria.

Otro tiempo, cuando el puente funcionaba.

Caos, robos, delincuentes, vecinos y políticos de vacaciones

«Un año de caos: Vecinos afectados por el cierre del Puente Ciudad de la Paz denuncian abandono y disputas entre administraciones»

El pasado 17 de enero marcó el primer aniversario del cierre del Puente Ciudad de la Paz, una conexión vital entre Palermo Hollywood, Colegiales y Belgrano. Sin embargo, los vecinos se enfrentan a un cuadro desolador, con usurpaciones, robos y problemas para circular que se intensifican día a día, mientras las obras prometidas aún no han comenzado.

Inseguridad y abandono:
Los residentes, sintiéndose abandonados, denuncian la total falta de seguridad en la zona. Virginia Santos, miembro de la comisión de vecinos, relata la promesa de reparación que nunca se cumplió y expone la situación de fisuras en una columna que cerró el puente. La inseguridad se ha apoderado del lugar, con motochorros, intentos de abuso y usurpaciones de terrenos ferroviarios, dejando a los residentes aislados y frustrados.

Promesas incumplidas y desidia oficial:
A pesar de los reclamos y la presentación de 700 firmas, las autoridades no han respondido adecuadamente. Cartas enviadas a diferentes funcionarios, incluyendo al ex Jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta, han quedado sin respuesta. La falta de acceso al CGP y la ausencia de trabajadores en el lugar refuerzan la percepción de desatención por parte del gobierno.

Colapso del tránsito y riesgos adicionales:
El cierre del puente ha generado caos en el tráfico, obligando a los residentes a desviarse por varias cuadras. Testimonios como el de Roxana Spossato indican que la inseguridad ha aumentado en el barrio, convirtiéndolo en un lugar difícil de transitar incluso para actividades cotidianas como pasear a los perros. Además, la falta de iluminación y cámaras de seguridad contribuye al aumento de la criminalidad.

Desencuentro entre administraciones:
La disputa entre el gobierno nacional, responsable de las vías y el servicio de trenes, y la administración porteña, encargada de las reparaciones del puente, ha mantenido paralizadas las obras. El ex Jefe de Gabinete Felipe Miguel explica las dificultades para coordinar ventanas de trabajo con el tren y sugiere la posibilidad de cerrar temporalmente el ferrocarril para permitir la realización de las reparaciones.

Impacto en la vida cotidiana:
Los testimonios de los vecinos describen un panorama desolador: desde la imposibilidad de circular con normalidad hasta riesgos para la seguridad personal. La falta de acceso a servicios de emergencia, como la anécdota de un hombre inconsciente bajo el puente, pone de manifiesto las consecuencias de la falta de acción.

Conclusión y perspectivas futuras:
El cierre prolongado del Puente Ciudad de la Paz no solo afecta la movilidad y seguridad de los residentes, sino que también genera un deterioro generalizado en la calidad de vida y los negocios locales. Aunque las autoridades actuales «prometen» coordinar con las nuevas administraciones ferroviarias, la incertidumbre persiste, dejando a los vecinos preocupados por el futuro y con la sensación de que, a este paso, el próximo aniversario del cierre del puente podría celebrarse de la misma manera: con indignación y sin soluciones a la vista.