micro

Remdesivir: un antiviral, un esperanza de vida.

Publicado por

El medicamento antiviral fue creado originalmente contra el ébola, pero no tuvo éxito.



Una droga experimental usada en pacientes de coronavirus ha tenido resultados alentadores y podría ayudar a tratar el mortal covid-19.

Se trata del remdesivir, un medicamento antiviral que ha sido probado durante años contra otras enfermedades, y que aún no tiene aprobación de la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA).

Gilead Sciences Inc. informó que los datos de un estudio hecho en los Estados Unidos de su medicamento mostró que la droga había alcanzado el objetivo primario en un ensayo sobre su efectividad en el tratamiento de COVID-19.

La compañía dijo que está al tanto de los datos positivos que surgen del estudio del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID, por sus siglas en inglés) para tratar la enfermedad causada por el nuevo coronavirus.



El ensayo analizó si los pacientes que recibieron el medicamento de Gilead se recuperaron de la enfermedad más rápido que los pacientes que recibieron un tratamiento con placebo más la atención estándar para la enfermedad. Tenía como objetivo inscribir a unos 800 pacientes para probar el medicamento y dar una respuesta definitiva sobre si puede ayudar a tratar la enfermedad. Un representante del NIAID no respondió de inmediato a una llamada en busca de comentarios por parte de Bloomberg.

El remdesivir es una droga experimental producida por la empresa Gilead Sciences. La empresa lo describe como un “análogo nucleotídico con actividad antiviral de amplio espectro”.

La palabra clave aquí es experimental, pues como aclara la empresa, el remdesivir no ha sido aprobado para ningún uso por ningún país del mundo.

“Es una medicina experimental de la que no se ha establecido que sea segura o eficaz para el tratamiento de ninguna condición”, explican.

El fármaco de Gilead actúa sobre las células pulmonares humanas y cultivos epiteliales de las vías respiratorias. Para evaluar su eficacia, los investigadores diseñaron un SARS-CoV quimérico que codifica el objetivo viral de Remdesivir, la ARN polimerasa dependiente de ARN de SARS-CoV-2. «El remdesivir es un inhibidor antiviral altamente potente del SARS-CoV-2 en cultivos epiteliales de las vías respiratorias humanas primarios», dice el informe publicado en BioRxiv, un sitio científico dedicado a la divulgación de estudios académicos.

Gilead dice que tiene dos estudios clínicos en fase tres, es decir, en pruebas para ver su eficacia en adultos con el covid-19. Participarán unos 1.000 pacientes de países con altas cifras de casos de coronavirus.

El primer estudio evaluará la eficacia de la sustancia administrada en 5 y 10 días en pacientes con síntomas graves, atendidos además con los cuidados estándares en estos casos. El segundo lo hará, en las mismas dosis y con los mismos cuidados en pacientes con síntomas moderados.

COMO ATACA
«[La enfermedad] puede atacar casi cualquier cosa en el cuerpo, con consecuencias devastadoras», advirtió Harlan Krumholz, cardiólogo de la Universidad de Yale (EE.UU.), quien agrega que «su ferocidad es impresionante y humillante».

¿Cómo comienza la infección?
La infección se inicia cuando el SARS-CoV-2 ingresa a la nariz y la garganta de una persona que ha inhalado gotas expulsadas en el aire por otra persona contagiada del virus.

Las células del revestimiento de la nariz son ricas en un receptor llamado enzima convertidora de angiotensina 2 (ACE2), al cual se une el covid-19 para ingresar a la célula. Una vez dentro, el virus secuestra la maquinaria de la célula, haciendo innumerables copias de sí mismo e invadiendo nuevas células.

A medida que el virus se multiplica, una persona infectada puede no presentar síntomas o por el contrario desarrollar fiebre, tos seca, dolor de garganta, pérdida de olfato y sabor, o dolores de cabeza y cuerpo. Si el sistema inmunitario no contrarresta el SARS-CoV-2 durante esta fase inicial, el virus baja por la tráquea para atacar los pulmones, donde puede volverse mortal.

La batalla del cuerpo contra el virus interrumpe la saludable transferencia de oxígeno. Así, las células blancas de la sangre de primera línea liberan moléculas inflamatorias, llamadas quimiocinas, que a su vez convocan más células inmunes que atacan y matan a las células infectadas por virus, dejando por detrás líquido y células muertas.

Esta es la patología subyacente de la neumonía, con sus síntomas correspondientes: tos, fiebre y respiración rápida y superficial. Mientras que algunos pacientes consiguen recuperarse de ello con el apoyo del oxígeno inhalado a través de los orificios nasales, otros desarrollan el síndrome de dificultad respiratoria aguda y terminan requiriendo ventiladores pulmonares.

Algunos científicos sospechan que la gravedad de ciertos casos se debe a una reacción del sistema inmunitario, conocida como ‘tormenta de citoquinas’, que se produce cuando las células inmunes comienzan a atacar tejidos sanos. El caso es que el covid-19 parece poder atacar también otros órganos del cuerpo humano.