Janucá

Janucá la Fiesta de las Luminarias.

Janucá la Fiesta de las Luminarias.

Janucá es  conocida como la Fiesta de las Luces o Luminarias que conmemora la independencia judía a manos de los macabeos sobre los griegos seléucidas. La tradición habla de un milagro que permitió mantener encendido el candelabro del Templo durante 8 días con la cantidad de aceite que hubiese alcanzado para uno sólo.

Es una festividad judía que conmemora  la rebelión de los macabeos contra el Imperio seléucida. Celebrada durante ocho días, la festividad de la Janucá data de la época de la hegemonía helénica en Israel, que comienza con las conquistas de Alejandro Magno el año 332 a. C.

Tras su muerte, el vasto imperio quedó en manos de sus generales —que entraron en conflictos bélicos entre sí—, por lo que siglos después los griegos seléucidas pretendieron hacerse con el dominio de la región, como puede leerse en los libros de I y II Macabeos, donde esta festividad conmemora la derrota de los helenos y la recuperación de la independencia judía a manos de los macabeos sobre los griegos de la dinastía de Seleuco, y la posterior purificación del Segundo Templo de Jerusalén de los íconos paganos, en el siglo II a. C.

La tradición judía habla de un milagro, en el que pudo encenderse el candelabro del templo durante ocho días consecutivos con una exigua cantidad de aceite, que alcanzaba solo para uno. Esto dio origen a la principal costumbre de la festividad, que es la de encender, de forma progresiva, un candelabro de nueve brazos llamado januquiá (uno por cada uno de los días más un brazo «piloto»).

Janucá en Boca

Lo fascinante de Janucá, la fiesta judía de las luces que celebramos a partir de esta noche con la primera vela, es la forma en que su historia se fue transformando por el tiempo.

Janucá en River

Comenzó como la simple historia de una victoria militar, el éxito de Judá el Macabeo y sus seguidores mientras luchaban por la libertad religiosa contra el gobierno represivo del emperador sirio-griego Antíoco IV. Antíoco, que modestamente se llamaba a sí mismo Epífanes, «D’os manifestado», había resuelto por la fuerza helenizar a los judíos.

Janucá

Hizo erigir una estatua de Zeus en el recinto del templo de Jerusalén, ordenó que se hicieran sacrificios a los dioses paganos y prohibió los ritos judíos bajo pena de muerte. Los macabeos contraatacaron y en tres años reconquistaron Jerusalén y reinauguraron el templo. Así es como se cuenta la historia en el primer y segundo libro de los Macabeos.

Janucá en la naturaleza

Sin embargo, las cosas no salieron bien a partir de entonces. La nueva monarquía judía conocida como los reyes asmoneos, se helenizó. También provocaron la ira de la gente al romper uno de los principios del judaísmo: la separación entre religión y poder político. Se convirtieron no solo en reyes, sino también en sumos sacerdotes, algo que los monarcas anteriores nunca habían hecho.

Incluso militarmente, la victoria sobre los griegos resultó ser solo un respiro temporal. En un siglo, Pompeyo invadió Jerusalén e Israel quedó bajo el dominio romano. Luego vino la desastrosa rebelión contra Roma (66-73), como resultado de la cual Israel fue derrotado y el Templo destruido. El trabajo de los Macabeos había quedado en ruinas.

Algunos rabinos de la época creían que la fiesta de Janucá debía abolirse. ¿Por qué celebrar una libertad que se había perdido? Otros no estuvieron de acuerdo y su opinión prevaleció. Puede que se haya perdido la libertad, pero no la esperanza.

En los peores momentos. Janucá. El odio y el mal nunca triunfan. Están condenados a ser derrotados por la fuerza divina.

Fue entonces cuando salió a la luz otra historia, sobre cómo los Macabeos, al purificar el Templo, encontraron una única vasija de aceite, con el sello aún intacto, de la que volvieron a encender la Menorah, el gran candelabro del Templo. Milagrosamente, la luz duró ocho días y eso se convirtió en la narrativa central de Janucá. Se convirtió en un festival de luz dentro del hogar judío que simbolizaba una fe que no podía extinguirse. Su mensaje fue capturado en una frase del profeta Zacarías: «No con ejército ni con fuerza, sino con mi espíritu, dice el Señor Todopoderoso».

Podríamos si esa no es la historia humana, no solo la judía. Celebramos las victorias militares. Contamos historias sobre los héroes del pasado. Conmemoramos a quienes dieron su vida en defensa de la libertad. Eso es como debe ser. Sin embargo, las verdaderas victorias que determinan el destino de las naciones no son tanto militares, sino culturales, morales y espirituales.

Arco de Tito en Palermo: (Podes hacer turismo ya que es la entrada al Zoo de Palermo) El arco de Tito (en italiano Arco di Tito; en latín, Arcus Titi) es un arco honorífico, situado en la Vía Sacra, justo al sureste del Foro, en Roma. Fue construido hacia el año 80 d. C. por el emperador romano Domiciano poco después de la muerte de su hermano mayor, Tito, para conmemorar las victorias de este, incluido el Sitio de Jerusalén del 70 d. C. El arco ha proporcionado el modelo general para muchos arcos triunfales erigidos desde el siglo XVI, y es lo que inspiró el Arco de Triunfo en París, Francia. El arco se erigió poco después de la muerte de Tito en septiembre del año 81 para conmemorar la toma de Jerusalén y la destrucción del segundo templo de Jerusalén.

En Roma, el hermano de Tito, Domiciano, erigió el Arco de Tito  para conmemorar el victorioso asedio romano de Jerusalén en el año 70. Muestra a los soldados romanos llevándose el botín de guerra, la más famosa de las cuales es la Menorah de siete brazos. Roma ganó ese conflicto militar. Sin embargo, su civilización declinó y cayó, mientras que los judíos y el judaísmo sobrevivieron.

Lo hicieron sobre todo por la propia Janucá. Ese simple acto de familias reunidas para encender las luces, contar la historia y cantar las canciones, demostró ser más poderoso que los ejércitos y más duradero que los imperios. Lo que perduró no fue la narrativa histórica como se cuenta en los libros de los Macabeos, sino la historia más simple y más fuerte que hablaba de una sola vasija de aceite que sobrevivió a los escombros y la profanación, y la luz que arrojó que siguió ardiendo.

Algo en el espíritu humano sobrevive incluso a la peor de las tragedias, lo que nos permite reconstruir vidas destrozadas, instituciones rotas y naciones heridas. Esa es la historia judía. Los judíos sobrevivieron a todas las derrotas, expulsiones, persecuciones y pogroms, incluso al propio Holocausto, porque nunca abandonaron la fe de que algún día serían libres para vivir como judíos sin miedo.

Historia

Contexto

Judea era parte del reino ptolemaico de Egipto hasta el año 200 a. C., cuando el rey Antíoco III el Grande de Siria derrotó a Ptolomeo V Epifanes de Egipto en la Batalla de Panio. Judea se convirtió entonces en parte del Imperio seléucida de Siria. El rey Antíoco III el Grande, en un intento por conciliar con sus nuevos súbditos judíos, les garantizó el derecho a «vivir de acuerdo a sus costumbres ancestrales» y continuar con la práctica de su religión en el Templo de Jerusalén. Sin embargo, en el año 175 a. C., Antíoco IV Epifanes, el hijo de Antíoco III, invadió Judea, aparentemente a pedido de los hijos de Tobías.

Los tobíades, quienes lideraron la facción helenista judía en Jerusalén, fueron expulsados de Siria alrededor del 170 a. C., cuando el sumo sacerdote Onias y su facción proegipcia les arrebataron el control. Los tobíades exiliados cabildearon con Antíoco IV Epifanes y lo convencieron de recapturar Jerusalén. Según el testimonio del historiador judío Flavio Josefo, el rey «acordó con ellos, y vino sobre los judíos con un gran ejército, y tomó su ciudad por la fuerza, y asesinó a una gran multitud de aquellos que favorecían a Ptolomeo, y envió a sus soldados a saquear la ciudad sin piedad. También profanó el templo, y puso fin a la práctica constante de ofrecer un sacrificio de expiación diariamente por tres años y seis meses».

El Imperio seléucida  (312-63 a. C.)

El Imperio seléucida  (312-63 a. C.) fue un imperio helenístico, es decir, un estado sucesor del Imperio de Alejandro Magno. El Imperio seléucida se centraba en Oriente Próximo, y en el apogeo de su poder incluía Anatolia central, el Levante, Mesopotamia, Persia, la actual Turkmenistán, Pamir y algunas zonas de Pakistán. Fue un centro de cultura helenística donde se mantenía la preeminencia de las costumbres griegas y donde una élite macedonia grecoparlante dominaba las áreas urbanas. La población griega de las ciudades que formaba la élite dominante fue reforzada por la inmigración desde Grecia.

Januca Sameaj

Vinos Argentinos

Cabernet Sauvignon de Palermo
Torrontes el Blanco de Palermo
El Malbec de Palermo