La ola de calor

Una ola de calor es un periodo más o menos prolongado, excesivamente cálido, que puede ser también muy húmedo, aunque ello suele ser raro, ya que el propio calor atmosférico hace que la humedad se condense formando nubes, con lo que disminuye el calor atmosférico (calor de condensación) al ser en parte absorbido por esas nubes. Precisamente, la zona ecuatorial no presenta las temperaturas más cálidas del planeta por su mayor nubosidad, que mantiene la temperatura sin grandes extremos. El término depende de la temperatura considerada “normal” en la zona, así que una misma temperatura que en un clima cálido se considera normal puede considerarse una ola de calor en una zona con un clima más atemperado.

Algunas regiones son más susceptibles a olas de calor que otras. Por ejemplo, los climas de tipo mediterráneo presentan una canícula en la que si se producen olas de calor, el período puede convertirse localmente en extremadamente cálido.

El Ministerio de Ambiente y Espacio Público de la Ciudad, en el marco de las altas temperaturas que se están produciendo, brinda a los vecinos una serie de consejos para evitar ser afectados por la ola de calor.

Se considera que nos encontramos frente a una ola de calor cuando las temperaturas son extremadamente cálidas, la temperatura mínima supera los 22°C y la máxima los 32,3 °C, durante al menos 3 días consecutivos.

Las olas de calor producen deshidratación, elevada temperatura corporal (40° o más), cansancio o agotamiento, dolores de cabeza, mareos, náuseas, respiración y pulso débil, presión baja y desmayos. Ante estos síntomas es indispensable pedir ayuda y, en caso de estar en la calle, sentarse en lugar a la sombra, tomar agua, asegurarse de estar acompañado y esperar la atención médica.

Las medidas preventivas que hay que tener en cuenta son: beber abundante agua durante todo el día; evitar exponerse al sol de 11 a 17hs; protegerse usando gorros o sombrillas; usar ropa holgada y de colores claros; reducir la actividad física; permanecer en ambientes frescos, ventilados o acondicionados; evitar ingerir comidas abundantes y calóricas: elegir frutas y verduras; evitar consumir bebidas calientes, muy azucaradas o con alcohol; cuidar especialmente a niños y adultos mayores y dar el pecho a los lactantes con mayor frecuencia.

Además, es importante tener en cuenta que las mascotas también son muy sensibles a las altas temperaturas. Los factores que pueden desencadenar un golpe de calor en ellas son el ambiente donde habitan (si los somete a altas temperaturas y humedad); si permanecen en espacios reducidos y mal ventilados; si no cuentan con agua fresca disponible; y estar expuestos prolongadamente al sol.

Para prevenir los golpes de calor en los animales hay que asegurarse de que estén siempre en un lugar fresco y a la sombra, con agua fresca a disposición; nunca dejar a una mascota sola dentro de un auto; no pasearlos en horas calurosas; evitar darles de comer antes del paseo o de cualquier tipo de ejercicio; y mantener a las mascotas saludables y en su peso ideal.

A su vez, para recibir más información sobre prevención ante las olas de calor los vecinos pueden acercarse a las charlas informativas gratuitas que se están desarrollando en Estaciones Saludables, Centros de Día, Comedores Municipales, entre otros.

Los encuentros se darán:

– El 8 de febrero a las 11:30 hs en el Centro de día Nº 19 (Juan de Garay 765).

-El 9 de febrero a las 10:30 hs en el Centro de día N°22 (Hernandarias 370).

– El 14 de febrero a las 10 hs en el Centro de día N°10 (Montiel y 2 de Abril) y a las 11:30 hs en el Centro de día N°24 (Irupé 6700).

– El 16 de febrero a las 10:30 hs en el Centro de día N° 18 (Condarco 5155).

Bookmark and Share

Palermonline

Palermonline Noticias info@palermonline.com.ar