La 6° Sinfonía de Beethoven tres obras de Leone Tommasi en el Jardín Botánico.

Compartí :-) .

Es una serie de piezas escultóricas realizadas en mármol por el artista italiano Leone Tommasi (1903-1965), inspiradas en la Sinfonía Pastoral de Beethoven.
La 6° Sinfonía de Beethoven tres obras de Leone Tommasi en el Jardín Botánico. Es la serie más controvertida de las esculturas del Jardín Porteño dada su problemática política del escultor y su tiempo,Hoy luego del paso de la historia se pueden disfrutar al caminar.

La 6° Sinfonía de Beethoven

Esta serie llegó a la Argentina en distintos años: en 1951 lo hicieron las que representaban el IV y V movimiento (2 estatuas), en 1952 el I y III (2 estatuas) y en 1953 el II (1 estatua).

Fueron guardadas en depósito y restauradas en 1962. Dos de ellas se instalaron en la intersección de las calles Salvador María del Carril y Segurola y hoy se desconoce su paradero. Las tres piezas restantes fueron emplazadas en el Jardín Botánico el 3 de septiembre de 1975.

Grupo escultórico, que simboliza una escena a orillas del arroyo. Está constituido por una pastora en posición hincada que lleva sobre sus hombros un pequeño cordero. Ella está escuchando el canto que produce el arroyo en su paso por el bosque.









Este grupo escultórico, está expresado por una figura femenina de pie e inclinada hacia su izquierda, de formas suaves y ondulantes, cuyo cuerpo se confunde por detrás con un árbol en la misma posición. Esta figura nos da idea de tempestad tal como se denomina a este movimiento.

Este grupo escultórico está expresado por dos figuras, un desnudo masculino y uno femenino, en actitud de agradecimiento a Dios por la providencial lluvia caída, que se demuestra en la sinfonía con un himno de reconocimiento.

Leone Tommasi

Leone Tommasi nació en Pietrasanta, Italia, lugar donde pasó la mayor parte de su vida y que, gracias a él, inició su florecimiento como centro de los grandes artistas del mármol. Ha sido llamada, por eso, la pequeña Atenas.

Leone Tommasi (Pietrasanta; 1903 – 1965); pintor y escultor italiano. Transformó su ciudad natal en un centro de trabajo artístico del mármol.

Estudió primero en la Academia de Bellas Artes de Roma y la de Brera en Milán. Durante 20 años fue profesor en la Escuela de Arte Estático de Pietrasanta. A pesar de haberse dedicado extensamente a la escultura, fue un eximio pintor, considerado el más grande acuarelista de su época.[]

Entre 1950 y 1954 viajó a la Argentina para realizar las grandes estatuas de contenido social que se colocaron en el frontispicio superior de la Fundación Eva Perón y las proyectadas estatuas que conforman un colosal grupo escultórico, de más de 100 metros de altura, en homenaje al Descamisado. Tommasi era el escultor preferido de Evita y, aunque no terminó su obra, llegó a construir varias piezas que fueron descabezadas y arrojadas al riachuelo por los partidarios del golpe de Estado que derrocó al gobierno peronista en 1955.

En 1996 el presidente Carlos Menem encargó la búsqueda de las estatuas en el fondo del río donde se encontraron tres que fueron trasladadas a la Quinta de San Vicente, hoy convertida en Museo.

Sinfonía n.º 6 (Beethoven)

La sinfonía n.º 6 en fa mayor, op. 68, también conocida como la «Sinfonía Pastoral» (en alemán, Pastorale), es una sinfonía compuesta por Ludwig van Beethoven y terminada en 1808. Es una de las pocas obras de música programática de Beethoven, y el compositor la subtituló Recuerdos de la vida campestre. Se interpretó por primera vez en el Theater an der Wien el 22 de diciembre de 18083 en un concierto de cuatro horas.

Beethoven fue un amante de la Naturaleza, tanto es así, que pasaba gran parte de su tiempo caminando por el campo. Frecuentemente abandonaba Viena para trabajar en localidades rurales.

No fue, sin embargo, el primer compositor en describir sinfónicamente la Naturaleza: por ejemplo, en su oratorio Las estaciones, estrenado en 1802, Franz Joseph Haydn similarmente pintó el amor por la Naturaleza, campesinos bailando, una tormenta, pájaros cantando, y otros similares.

Anteriormente, durante el Barroco francés e italiano, se compusieron piezas que pretendían imitar a la Naturaleza, aspiración muy propia de la Ilustración. El veneciano Antonio Vivaldi había compuesto sus celebérrimos Conciertos para violín Op. 8, Las cuatro estaciones, genial pintura de la naturaleza, con tormentas, cantos de aves, moscardones, etc.

Beethoven optó por componer una sinfonía, y así escapó del carácter sobre-literal que un libreto —en el caso de componer una cantata o un oratorio— había impuesto. Como dijo el compositor, la Sexta Sinfonía es «más expresión de sentimientos que pintura de sonidos», y el mismo punto se ofrece en el título que colocó en el primer movimiento.

Los primeros bocetos de la Sinfonía pastoral aparecieron en 1802. Fue compuesta simultáneamente con la más famosa y feroz sinfonía beethoveniana, la Quinta Sinfonía. Ambas sinfonías se estrenaron en un concierto en el Theater an der Wien en Viena el 22 de diciembre de 1808, largo y escaso de ensayos.

Fue recibida fríamente, sobre todo debido a su más brillante contraparte, la Quinta. Si bien la Sexta contiene algunos de los pasajes más hermosos del músico de Bonn, la gente deseaba otra obra cargada y aventurera, y la obra relativamente calmada e introspectiva no fue muy de su agrado.

A pesar de su poco auspicioso estreno, la pieza se ha convertido poco a poco en una de las obras centrales del repertorio sinfónico. Es la favorita de muchos oyentes y es muy frecuentemente interpretada y grabada en la actualidad.

La obra dura alrededor de 40 minutos.

MAS SOBRE EL ESCULTOR: Leone Tommasi

Fue gracias a Tommasi que Pietrasanta inició su florecimiento como centro de los grandes artistas del mármol. Ha sido llamada por eso la pequeña Atenas.

Leone Tommasi nació en Pietrasanta, Italia, lugar donde pasó la mayor parte de su vida. Estudió primero en la Academia de Bellas Artes de Roma y la de Brera en Milán, donde se diplomó con Achille Alberti en 1926.

Durante 20 años fue profesor en la Escuela de Arte Estático de Pietrasanta. A pesar de haberse dedicado extensamente a la escultura, fue un eximio pintor, considerado el más grande acuarelista de su época.

Entre 1950 y 1954 viajó a la Argentina para realizar las estatuas que se colocaron en el frontispicio superior de la Facultad de Ingeniería.

Durante esos años Tommasi firmará un contrato -a través de su representante el grupo Barra- para fabricar las estatuas encargadas por Perón.

Perón le encargó la figura de un trabajador argentino, con un rostro “muy parecido”. Cada vez más parecido en la evolución de los bocetos y maquetas. Este encargue llevaría por nombre “monumento al descamisado”

La estatua de Perón había sido diseñada para medir 62 metros, pero nunca llegó a ser construida.

Las esculturas destruidas de la Facultad de Ingeniería

El de la Facultad de Ingeniería (año 1951) fue concebido originalmente, como sede de la Fundación Eva Perón, y sobre el entablamento de su frente principal presentaba diez estatuas, cada una en correspondencia con las columnas de orden dórico de su pórtico decastilo.

Las esculturas, que simbolizan los valores peronistas: el trabajo, la justicia social, la solidaridad, la mujer, la independencia económica y la soberanía política, entre otros, fueron realizadas por el pintor y escultor, Leone Tommasi (1903-1965) nació en Pietrasanta, Italia, donde pasó la mayor parte de su vida. Estudió en la Academia de Bellas Artes de Roma y luego en la de Brera (Milán), diplomándose en 1926. Durante 20 años fue profesor en la Escuela de Arte Estático de Pietrasanta. Aparte de dedicarse extensamente a la escultura, fue un gran pintor acuarelista de su época.

El teniente general Perón lo convocó entre 1950 y 1954 en Argentina para realizar esas magníficas y grandes estatuas de contenido social que se colocaron en el frontis superior de la Fundación Eva Perón.

El teniente general Perón lo convocó entre 1950 y 1954 en Argentina para realizar esas magníficas y grandes estatuas de contenido social que se colocaron en el frontis superior de la Fundación Eva Perón.

Al ser derrocado Perón en 1955, los militares retiraron las esculturas. Para realizar ese trabajo era necesaria una grúa de tales características que solo el puerto de La Plata tenía. Por ello se realizó un operativo para trasladar esta grúa, que duró dos días.

Algunas de las estatuas fueron guardadas en los galpones del Servicio Nacional de Arquitectura en el Dock Sur, otras fueron destruidas por los golpistas, decapitadas y con los brazos rotos fueron arrojadas al Riachuelo. Otras se emplearon para obras públicas, otra para el Casino de Necochea, otras desaparecieron misteriosamente.

En 1996 el presidente Carlos Menem encargó a obreros de Obras Públicas la búsqueda de las estatuas en el fondo del río, encontrando tres.

Hoy están en el añoso bosque de acacias y cipreses de la ex Quinta 17 de Octubre que perteneciera a Perón y Evita en San Vicente.

error: En que podemos ayudarte?