Modo cuarentena: Diez consejos a tener en cuenta para las entrevistas virtuales de trabajo.

La entrevista laboral es una de las instancias definitivas a la hora de conseguir un puesto de trabajo. También es una de las etapas que más ansiedad despierta en las personas que buscan empleo, en especial si no cuentan con la suficiente experiencia o entrenamiento. El contexto actual de pandemia y aislamiento social sumó un nuevo factor de posible inquietud para los postulantes: la entrevista virtual.









La cuarentena obligatoria enfrentó a todas las empresas a un nuevo escenario. En el caso de los procesos de selección de personal, debieron rápidamente buscar la forma de interactuar a la distancia con los candidatos elegidos. “Los profesionales de las áreas de Recursos Humanos tuvieron que adaptarse y adoptar diversas plataformas de comunicación, como Skype o Zoom, para continuar con sus procesos de selección”, señala Ernesto Tocker, director del Servicio de Empleo AMIA. Sin embargo, “estos canales son vistos como un obstáculo para muchas personas que buscan trabajo por diversos motivos, como la incomodidad frente a la cámara, poco conocimiento en el manejo de herramientas de video llamada, o falta de experiencia en entrevistas virtuales”, advierte. “Si bien se usan frecuentemente para contactos sociales, en el contexto laboral las pautas de comportamiento cambian radicalmente”, afirma el director del SEA, quien sostiene que por estas razones es imprescindible identificar las dificultades a superar, y contar con una actitud proactiva para llegar mejor preparados a la instancia de la entrevista virtual.

Para ayudar a los postulantes, el equipo del Servicio de Empleo AMIA elaboró una lista de diez recomendaciones para tener en cuenta para enfrentar una entrevista virtual que, en estos tiempos, requiere la misma preparación y seriedad y tiene el mismo grado de legitimidad e importancia que la instancia presencial.

Familiarizate en el manejo de la plataforma elegida para la entrevista. Descargá con anterioridad la aplicación y practicá para evitar pérdidas de tiempo durante la llamada. Hoy las herramientas más utilizadas por los profesionales de Recursos Humanos son Zoom, Google Meet, Skype y WhatsApp, entre otras.

Al igual que en un encuentro presencial, debés preparar la entrevista previamente. Podés grabarte mientras repasás los puntos más importantes de tu currículum; buscá información sobre la empresa (si sabés cuál es) o datos de actualidad del sector o del puesto. Mostrarse informado siempre es un punto a favor.

Cuidá tu vocabulario. Es un error pensar que la entrevista virtual es una instancia más relajada. Recordá que el selector estará evaluándote siempre. Sé respetuoso, amable y positivo.

Tené en cuenta la iluminación y la acústica. Buscá un lugar sin contraluz, tranquilo, donde el resto de los integrantes de tu hogar, ruidos molestos o tu mascota no te interrumpan o dificulten la comunicación. Avisá a la familia y amigos que tendrás una llamada importante que demandará toda tu atención. Una buena opción para reducir las interferencias del ambiente es el uso de auriculares con micrófono.

Que sea online y en tu casa no significa, de ninguna manera, que puedas estar en pijama o ropa de entrecasa. Transmití una imagen prolija y apropiada al igual que si estuvieras cara a cara con el selector.
Creá un ambiente despejado, agradable y ordenado en el lugar donde elijas realizar la entrevista. Podés hacer pruebas encendiendo tu cámara para preparar el encuadre.

Cuidá tu lenguaje corporal. En un medio en el que predomina la imagen, es importante que no descuides tu postura. Evitá estar recostado en tu cama o sillón y el uso excesivo de gestos frente a la cámara. Buscá que la cámara esté fija y firme en un lugar.

Lo recomendable en una entrevista presencial es mirar a los ojos a tu entrevistador para demostrar confianza y seguridad. En tu video llamada, no hay que olvidar de mirar a la cámara, y no a la pantalla, cuando respondas las preguntas del selector. Recordá que la cámara es la que capta la imagen.

Corroborá que todos los dispositivos (cámara, micrófono, parlantes y batería) y tu conexión a Internet funcionen correctamente. En caso de que tuvieras un inconveniente técnico que impida la comunicación, avisale a tu entrevistador con tiempo y solicitale reprogramar la llamada.

Enfocate en dar respuestas claras y concisas evitando brindar detalles en exceso. Una entrevista virtual no es una charla con un amigo. No te aceleres al hablar, escuchá atentamente las preguntas, pensá bien lo que vas a contestar, hacé pausas cuando termines tus ideas y verificá con tu entrevistador que sea todo lo que espera como respuesta.

Por último, el Servicio de Empleo AMIA, remarca un tip clave: “Practicá, practicá y practicá. Podés ensayar con un familiar o con amigos para conocer mejor la herramienta donde tendrás la llamada, repasar tu CV, corroborar que todo funcione bien y ganar confianza frente a la cámara”, aconsejan. “Como en cualquier instancia donde estamos a prueba, es mejor llegar bien preparado para evitar distracciones y focalizar en los puntos importantes”.