El clásico del Barrio de Palermo el Club Aleman de Equitación

La equitación es el arte y la práctica de montar a caballo. Estos deportes se han practicado durante toda la historia, desde las cuadrigas en la época romana, así como las carreras en honor al dios Odín y al gigante Hrungnir en la mitología nórdica. La cría, la doma y las carreras de caballos, han supuesto una gran actividad económica en diversos países. Caballos de pureza excepcional pueden costar millones y a su vez generarlos con facilidad como sementales. ​ Aunque en unos países de lengua española hípica pueda referirse solamente a carreras de caballos, en gran parte de estos países, este término debe entenderse como que se refiere a todos los deportes ecuestres. La equitación es una especialidad dentro de los deportes ecuestres, y en ella se evalúa tanto al jinete como al caballo. Tales clases van por diversos nombres.

La equitación como deporte olímpico tiene tres disciplinas:

Doma clásica
Concurso completo de equitación
Saltos de obstáculo.

Objetivo del deporte. El jinete debe guiar y ordenar a su caballo la realización de una variedad de ejercicios, que demuestren la perfecta compenetración entre ambos, así como la capacidad y forma física del animal. Todas las acciones deben ejecutarse con absoluta naturalidad para demostrar la armonía entre jinete y caballo de manera que casi no se pueda advertir la dirección del jinete sobre el caballo.

Las pruebas. Todas las pruebas, conocidas como reprises, incluyen varios pasos, movimientos, figuras, y transiciones que deben realizarse sobre zonas o puntos concretos de la zona de competición. Cada reprise debe realizarse de memoria y en un tiempo determinado, el cual varía de una competición a otra. La duración en las principales competiciones oscila entre los nueve y los once minutos y medio. El tiempo empieza a contar desde que el jinete saluda al jurado para empezar, hasta que lo hace una vez finalizados sus ejercicios.

Un clásico. Club Aleman de Equitación del Barrio de Palermo
Dorrego 4045
Club Aleman de Equitacion
Llamar al 011 4773-1595

Se requieren instalaciones grandes y costosas, como pistas para saltos y adiestramiento, picadero cubierto, caballerizas con su complicada administración, equinos y profesores capacitados, también un número de socios entusiastas que se encuentren en estado físico y económico adecuado para poder dar cumplimiento a las múltiples fases del hipismo. Es indispensable organizar en forma armónica y correcta toda la actuación tanto deportiva como social dentro del ámbito de la Institución. Se pudo lograr una organización amplia y destacada, fue debido al esfuerzo poco común de sus dirigentes y en un modo especial a la fe de sus asociados y al cariño que en todo momento han demostrado tener por este deporte.

En julio de 1916, al publicarse la primera lista de socios ya figuraban en ella más de 150 personas. Los oficiales del EJERCITO ARGENTINO que habían realizado cursos de perfeccionamiento en la ESCUELA DE EQUITACION DE HANNOVER – ALEMANIA por orden del MINISTERIO DE GUERRA, se incorporaron como socios y se constituyeron en los primeros valiosísimos maestros de sus compañeros civiles. La primera cacería organizada por el Club se realizó el 7 de mayo de 1916 la cual se desarrolló en la zona que existía entre la costa del río, y la ESTACION RIVADAVIA del FERROCARRIL hasta CAMPO DE MAYO.

En vista del éxito obtenido, dos meses después, el 26 de julio de 1916, se realiza una segunda cacería, la que culmina con una gran recepción en las instalaciones del COLEGIO MILITAR DE LA NACION, situado en esa época en la localidad de SAN MARTÍN – PROVINCIA DE BUENOS AIRES. La actividad hípica en ese entonces se desarrollaba en el parque de PALERMO entre los ferrocarriles MITRE Y SARMIENTO, hoy Avda. FIGUEROA ALCORTA y el ex arenal hasta las instalaciones de OBRAS SANITARIAS y la región circundante que llegaba al río ocupada actualmente por la COSTANERA y el AEROPARQUE.

En 1921 con motivo de festejarse el 6to. aniversario del Club, se realizó un paseo por la costa del río hasta PUNTA CHICA, donde sobre la arena se improvisó el primer concurso de salto. En ese mismo año el Club conquistó, en un concurso abierto organizado por la SOCIEDAD RURAL ARGENTINA, los dos primeros premios por intermedio de su representante, el Señor EUGENIO HARTKOPT. En 1926 después de haber fracasado las tentativas de adquirir un predio en el parque de PALERMO, ante la apremiante necesidad y el deseo de los socios, la H.C.D. resolvió comprar al Señor SATURNINO UNZUE, en la suma de M$N 85.000,00 un predio de más de 12.000 m2. en la calle ECHEVERRIA, circundado por las calles DRAGONES, JURAMENTO Y HUSARES.

El 23 de octubre de 1928 se festejó la inauguración del picadero cubierto, el primero en su tipo en los clubes del país, el que contaba con buena iluminación y una instalación radiofónica. En 1935 el Club se adhirió como socio fundador a la FEDERACIÓN ECUESTRE ARGENTINA y con ello surgió la obligación de realizar anualmente varios concursos abiertos de salto. En 1936 la DIRECCIÓN DE REMONTA del EJERCITO ARGENTINO, subvencionó al club con el propósito de que la misma sea destinada a premios por ser integrante de la FEDERACIÓN ECUESTRE ARGENTINA.

El 27 de marzo de 1937, los generales JUAN B . MOLINA y MARTÍN GRAS, obsequiaron al Club como recuerdo personal, una magnífica estatua de plata, representando a un pura sangre, obra de real artesanía, el cual se destina posteriormente como premio para disputarse anualmente en la especialidad de adiestramiento. El 9 de octubre de 1938 el Club organizó una gran cacería en el PARQUE TRES DE FEBRERO, con motivo de la inauguración de una amplia red de caminos reservada para jinetes que construyó la DIRECCIÓN DE PARQUES Y JARDINES DE LA MUNICIPALIDAD. También en 1938 el Club en su segunda presentación en la SOCIEDAD RURAL ARGENTINA, en el concurso organizado por el MINISTERIO DE GUERRA, vuelve a conquistar el primer puesto.

En 1939 los representantes del Club vuelven a conquistar los dos primeros lugares en el concurso organizado por la SOCIEDAD RURAL ARGENTINA. En los años posteriores, motivado por la tragedia que azotaba al mundo, el Club se vió obligado a suspender sus actividades sociales, no obstante participó con éxito creciente en las presentaciones deportivas ecuestre lo que motiva una gentil nota del PRESIDENTE DE LA FEDERACIÓN ECUESTRE ARGENTINA, de fecha 30 de noviembre de 1943. Finalizada la SEGUNDA GUERRA MUNDIAL, el Club contaba con un padrón de socios formado por el 60 % de argentinos, 10 % de otras nacionalidades y sólo un 30% de alemanes.

En 1946 se dispuso por Decreto 1570/46 el retiro de la personería jurídica. En 1947 por resolución 261 se dictamina el cese de actividades. En 1948 por Decreto Nro. 38.307/48 el predio es expropiado aplicándole el Decreto Nro. 11.599/46 donde se dispuso la incautación de los bienes de las sociedades vinculadas con Alemania. Del lugar se hizo cargo la FUNDACIÓN EVA PERON, la que al poco tiempo arrasó con las instalaciones y se constituyó la CIUDAD INFANTIL. Actualmente el lugar lo ocupa un INSTITUTO DE REHABILITACIÓN DEL LISIADO.

Entre 1946 y 1956 despojados así de su propiedad, quedaron definitivamente anulados los esfuerzos y sacrificios que los socios habían realizado pacientemente a lo largo de tantos años en bien de la equitación argentina. Pero el firme temple de los mismos, formado en los largos años de sincera y franca camaradería, supo resistir este impacto con dignidad, sin capitulaciones ni desmayos. El amor por el viejo Club y por la equitación mantuvo unidos a todos y decididos a continuar con su deporte favorito en una libre unión de amigos. Este grupo de amigos decidió alquilar un terreno en la calle SUCRE Nro. 1098 y se comenzó allí el camino de la reconstrucción, solventado por ese grupo que se llamaban “ilusos incorregibles.”

Las actividades hípicas, que ya se venían cumpliendo desde varios años atrás en la precaria pista de la calle SUCRE, siguieron su curso normal. Los jinetes que antaño se habían formado en las filas del Club y después en la escuela del Señor BORKENHAGEN, ya venían participando en los concursos abiertos, pero ahora lo podían hacer defendiendo los colores del CLUB ALEMAN DE EQUITACION. En donde aparecían, solos o en conjunto, se los aplaudían sinceramente. El 22 de junio de 1957 en conmemoración de un nuevo aniversario, se organizó una gran cacería en ESCOBAR, contribuyendo directamente para la realización de la misma la ESCUELA MILITAR DE EQUITACION DEL EJERCITO ARGENTINO.

En 1958 se realizó la 71ra. EXPOSICIÓN DE LA DIRECCIÓN DE REMONTA que en aquella oportunidad se llevó a cabo en el CAMPO HIPICO MILITAR. El Club, siendo nuevamente una Institución oficialmente reconocida, fue invitado a participar en la presentación de entidades hípicas civiles. Fue un momento de profunda emoción para todos los participantes, oír después de tantos años la orden por el micrófono “CLUB ALEMAN DE EQUITACION – PRESENTARSE” para broche de tanta alegría, cabe señalar que obtuvo el 1er. premio. Las actividades del Club, después de su restauración oficial y su reincorporación a la Federación Ecuestre Argentina, se mantuvieron obligadamente, en el primer período, al margen de las grandes competencias ecuestres, por carecer de una pista adecuada. Con un gesto muy afectuoso de camaradería que honra a los clubes hípicos y la gran familia de jinetes del país, aquellos ofrecieron espontáneamente sus pistas al Club Alemán de Equitación, que así pudo cumplir con su programa de concursos. Se llevaron a cabo los días 19 y 20 de septiembre de 1959 sus grandes concursos largamente esperados, uno de adiestramiento, realizado en la pista del Club Gimnasia y Esgrima y el otro de saltos, en la pista del Club Hípico Argentino. Más de 300 participantes se anotaron en los mismos, que se realizaron ante un público numerosísimo y favorecido por días verdaderamente primaverales. La pista de saltos fue armada por el socio y eximio jinete internacional don Ernesto Hartkopf, digno sucesor de su señor padre, socio fundador de la Institución.

Luego de los denodados e infructuosos esfuerzos de los socios para obtener o adquirir un terreno apropiado se logra finalmente que en febrero de 1963 el INTENDENTE MUNICIPAL, por Decreto Ordenanza Nro. 2457, otorgue la concesión de una franja de terreno de 55 m. de ancho por 480 m. de largo, paralelo a las vías del F.C. BELGRANO con una superficie de 26.500 m2, magníficamente arbolado y con grandes extensiones de césped. Una colecta realizada entre los miembros de la H.C.D. y numerosos socios permitió reunir los fondos necesarios para realizar el cercado del solar, su planeamiento, relleno, la construcción de la gran pista de salto, el sistema de riego y la precaria sede social.

Un ejemplo que caracterizaba el espíritu, la generosidad y la hombría de bien de los socios de la época, está dada por Don JOSE HATTEY, quién legó la tercera parte de su fortuna al Club. El 10 de diciembre de 1964 por las gestiones realizadas y la ecuanimidad de la justicia argentina, se logra el pago de la indemnización por la expropiación del GOBIERNO para la FUNDACIÓN EVA PERON. Obtenidos los fondos se logra iniciar y construir un completo juego de vallas, cubrir la pista con arena de cava, el palco del jurado, proyectar las tribunas, la antepista, la secretaría y “paddock”, el depósito de obstáculos, el picadero cubierto iluminado, las caballerizas con los boxes hexagonales, ambientes para la guardia, veterinaria, herrería, sillería, depósito de forraje e instalaciones sanitarias.

En el gran espacio libre, cerca de la sede provisoria se construye la pileta y los precarios vestuarios. En el año 1968 se toma conocimiento que el GOBIERNO NACIONAL proyecta construir una autopista, esto motiva una serie de negociaciones con las autoridades como previsión para recuperar los terrenos factibles de ser ocupados. El 7 de enero de 1970 en base a la ORDENANZA MUNICIPAL 24780/70 se recibe un telegrama donde se intima “a desalojar el predio concesionado en el lapso de 15 días”. Cabe señalar que en esa fecha el Club ya contaba con 1.000 socios. El 25 de mayo de 1971 el Intendente Municipal entrega el Decreto donde cede en condición precaria el predio que actualmente se dispone.

En 1972 se inaugura oficialmente la actual pista de salto. En 1975 se produce el mayor acontecimiento hípico del Club de nivel nacional e internacional, el Primer DERBY GRAL. SAN MARTÍN, cuyo diseño original es del Sr. RONALD MULHALL. El 12 de septiembre de 1979 se concreta la ambición más importante y significativa de la Institución, se firma el boleto de compra-venta del terreno, el que hasta ese momento la disposición que se tenía de él era en condición precaria, firmándose la escritura final el 28 de noviembre de 1983. En 1984 se concreta otra gran ambición, la inauguración de la actual sede social.

En Octubre de 1987 es reconocida por la F.E.A. como única la Escuela de Volteo del C.A.E. y se realiza el primer gran evento de la especialidad donde intervienen 76 participantes. En el mismo año durante la XVIII exposición de primavera organizada por Fomento Equino, el Equipo del Club gana la primer prueba de coreografía realizada con jurados. En 1989 se realiza el Primer Festival de Volteo donde se entregan también por primera vez los títulos habilitantes a los profesores de la especialidad. El 19 de noviembre de 1989 gracias a la iniciativa del C.A.E. y al empuje y decisión de sus asociados, la F.E.A. reconoce al volteo como una disciplina ecuestre, integrándola al calendario hípico anual.

En 1991, se instituye para la especialidad de volteo la COPA INGE VON BREDOW en homenaje a la distinguida socia vitalicia, por haber implantado y desarrollado esta disciplina en la Argentina. El 09 de febrero de 1992, el Equipo de Volteo del CLUB ALEMÁN DE EQUITACIÓN participa en el Primer Encuentro Binacional que se realiza en la Ciudad de Mar del Plata. En marzo de 1992 se firma el contrato con SIEMENS S.A. para la iluminación total de la Pista de Salto Principal, en abril se comienzan los trabajos y en agosto se produce la tan deseada aspiración de su inauguración.

En 1945 el Tte. lro. PASCUAL PISTARINI, con su caballo “BRUJO” bate el recórd Argentino y Sudamericano de “SALTO EN ALTURA”, este último es batido en 1948 por el Tte. del Ejército Chileno LUIS RIQUELME con su caballo “GAUCHO” quién lo lleva a 2,37 m., posteriormente en 1949 el Cap. del Ejército Chileno ALBERTO LARRAGUIBEL con su caballo “HUASO”, establece no sólo una nueva marca Sudamericana, sino que también bate el Record Mundial pasando 2,47 m. El 15 de noviembre de 1992 el entonces representante del C.A.E. Señor RICARDO KIERKEGAARD, con su caballo “TRENK” en nuestra pista central, bate el Record Argentino pasando 2,33 m., el que hasta ese momento estaba en poder del Tte. lro. PASCUAL PISTARINI con “BRUJO”.

Palermonline

Palermonline Noticias info@palermonline.com.ar

error: Te queremos :-)